Cuatro de cada diez chicos neuquinos tienen obesidad

Un estudio reveló alto grado de sedentarismo: 5 horas frente a la compu.

NEUQUÉN
Cuatro de cada diez alumnos de escuelas primarias y secundarias de Neuquén tienen sobrepeso y obesidad. Así lo indica un estudio realizado por la Subsecretaría de Deportes y Juventud en conjunto con la Secretaría de Educación de la provincia. El informe, que abarcó a 3329 chicos de entre 10 y 18 años de escuelas de Neuquén y del norte de la provincia, reveló además que el 50 por ciento de los niños y adolescentes no cuentan con una capacidad aeróbica saludable.

El estudio, el primero de carácter científico en su tipo que se realiza en la provincia, coincide con un trabajo similar a nivel nacional desarrollado en 2014 que demostró una progresión de la epidemia de sobrepeso y obesidad para esa franja de población.

Se habla de sobrepeso cuando una persona está un 10 por ciento por encima del ideal de su peso adecuado para su edad, estatura y complexión; cuando el peso de más esté en el orden del 20 por ciento o más, se hablará de obesidad.

3329 chicos de entre 10 y 18 años de escuelas públicas fueron encuestados para este informe.

El trabajo tuvo como objetivo elaborar un diagnóstico sobre la condición física de la población adolescente escolarizada. Las autoridades a cargo de las mencionadas áreas provinciales consideraron que era necesario contar con indicadores sobre la condición física respecto de la salud a través de diferentes tests estandarizados, así como también de los comportamientos habituales que se obtuvieron por medio de una encuesta sobre los hábitos comunes del grupo estudiado.

Se realizó un muestreo en escuelas primarias y colegios secundarios del departamento Confluencia (91 por ciento), distribuido en Neuquén capital, Centenario, Cutral Co, Plottier y Vista Alegre, y el resto de tres centros educativos del norte de la provincia (dos de Chos Malal y uno de Buta Ranquil).

El estudio incorporó parte del método ALPHA, que consiste en unas baterías de pruebas de condición física en relación con la salud. Los chicos fueron convocados a realizar un programa de ejercicios para medir fuerza, resistencia y flexibilidad; además de un cuestionario en el que se les preguntó sobre la actividad física diaria que realizan con la finalidad de evaluar también el grado de sedentarismo.

En ese aspecto, la encuesta demostró que los niños y adolescentes hicieron uso de los medios electrónicos y las nuevas tecnologías un promedio de 5 horas, cuando lo recomendable es de 2 horas promedio. La proporción de adolescentes neuquinos con nivel de capacidad aeróbica no saludable, que según el informe es del 50 por ciento, "es un valor superior a los observados en los adolescentes europeos, 41 por ciento", agregó Mauro Santander, integrante de la dirección de Deporte.

Por otra parte, señaló que los resultados de este informe son similares al realizado en 600 escuelas de todo el país con adolescentes de entre 13 y 15 años, lo que puso en evidencia un incremento de 29 por ciento al 34 por ciento de estos dos flagelos entre los años 2007 y 2012.

EJERCICIOS SALUDABLES
El rol de los profesores de gimnasia

Las cifras sobre obesidad y sobrepeso en los niños y adolescentes neuquinos que arrojó el estudio llevado adelante por la Subsecretaría de Deporte y Juventud provocaron la preocupación de los especialistas, quienes afirmaron que la relación entre la capacidad aeróbica y los niveles de salud "ponen al profesor de educación física o instructores en un rol de promotor de la salud de sus alumnos, constituyendo en este sentido el ámbito escolar y extraescolar en un espacio para promover ejercicios saludables".

El reciente estudio está en concordancia con el realizado por el Programa de Salud Escolar del Ministerio de Salud a mediados de año. Ese relevamiento entre chicos de primero y sexto grado indicó que el 40 por ciento tenía sobrepeso y obesidad. "Esta situación sólo puede revertirse desde los hábitos alimenticios".

OPINIÓN
No se resuelve con decir que hay que hacer más ejercicio

Facundo Cornejo
Director de Salud Integral del Ministerio de Salud de Neuquén

Cuando se habla de obesidad y sobrepeso, el imaginario social nos lleva a la restricción dietaria en lo que comemos y cómo comemos. Es verdad que no comemos bien, pero no es menos verdad que la vida cotidiana moderna nos lleva a movernos muy poco: caminar menos, pedir la comida por teléfono o trabajar sentado muchas horas frente a una computadora. El sobrepeso y la obesidad son grandes problemas de salud pública. No se trata de una cuestión estética, sino de que esas condiciones físicas están relacionadas con la posibilidad de la gente de enfermar y morir prematuramente por enfermedades a las que predisponen la obesidad y el sobrepeso. La posibilidad de operar sobre el problema excede largamente a los efectores de salud, es un problema cultural y social.

Existen construcciones sociales y culturales que tienen relación con los tiempos que le dedicamos a cada cosa en nuestra vida.

No es sólo decir hay que hacer más ejercicio y comer mejor, sino que debemos lograr nuevos acuerdos sociales y culturales tendientes a tener hábitos más saludables.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído