El clima en Neuquén

icon
14° Temp
30% Hum
La Mañana Nocaut

Del nocaut del año del hijo, al demoledor triunfo del padre en el mismo ring

Mar del Plata. Los Acosta regalaron un hecho con pocos antecedentes en la historia del boxeo argentino. Ezequiel sigue invicto y defendió su corona. Rubén no perdonó. Mirá los videos.

Padre e hijos, unidos por el boxeo y el nocaut... Ezequiel Acosta y su papá Rubén regalaron una noche inolvidable, con pocos antecedentes.

El invicto Ezequiel liquidó a Néstor Campos, por nocaut técnico en el tercer asalto, y así defendió por primera ocasión su título argentino mediopesado, en el combate estelar de la velada desarrollada en la noche del viernes en el Club Atlético Peñarol, en Mar del Plata.

Te puede interesar...

Minutos antes del triunfo de su hijo, había sido el turno del padre. El ex campeón argentino, sudamericano y latino Rubén Acosta dio cuenta de Gustavo Schmitt, por nocaut técnico en el tercer asalto, en categoría crucero. Sí, padre e hizo festejaron, y ambos por exactamente el mismo resultado en el mismo cuadrilátero.

En un choque de pegadores, Acosta (ahora 11-0, 8 KOs) se tomó dos rounds de estudio cediendo la iniciativa sobre el enjundioso Campos (5-3, 4 KOs), actual N° 9 del ranking argentino mediopesado, que cuando recibió no pudo hacer nada.

https://twitter.com/BoxeoDePrimera/status/1522788559161151488

Es que luego de esos dos primeros capítulos, en el tercero el apodado “León” impactó un fulminante cross zurdo a la mandíbula con que envió al retador pesadamente a la lona, donde impactó su cabeza ya sin respuestas, por lo que el árbitro Hernán Guajardo detuvo correctamente la pelea.

Previo a la definición, Acosta fue de menor a mayor. Luego de un inicio de estudio, Campos se adueñó del centro del ring. Acortó la distancia y presionó con sus derechas boleadas al rostro, aunque sin lastimar. Seguro, amparado en su mayor talla (1,92 m. de altura contra 1,82 m.) y alcance, el campeón lo medía desde afuera. Poco a poco, comenzó a soltar sus largos jabs zurdos seguidos de sus cross diestros plenos al rostro. Si bien en el segundo round mantenía su boxeo en retroceso, parecía estar esperando encontrar su momento. Sus profundos envíos lentamente encontraban claro destino en la zona alta del retador.

Así fue que en el tercero, con Campos avanzando en pleno ataque, “El León” eludió un arresto rival y descargó una fulminante izquierda cruzada con todo el peso de su cintura, que se estrelló en la mandíbula del retador, que cayó de espaldas a la lona, sin ningún tipo de respuestas, por lo que Guajardo decretó el fuera de combate, que desató el festejo de todo el público.

Su padre también ganó por la vía rápida. ¡Qué noche Teté! De tal palo, tal noqueador...

https://twitter.com/BoxeoDePrimera/status/1522779795704139777

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario