Dolor y bronca tuerca por la "evitable" muerte de un piloto de familia muy querida

El pergaminense Juan Carlos Iglesias (h), de una familia tradicional del automovilismo, falleció tras agonizar desde el 6 de abril cuando su auto se prendió fuego. La ambulancia era una Renault Kangoo que no arrancaba y debió auxiliarlo su hermano.

Dolor e induignación en todo el ambiente fierrero por una tragedia evitable. El piloto pergaminense Juan Carlos Iglesias (h), miembro de una tradicional familia tuerca, falleció este sábado en el Hospital Alemán de Buenos Aires tras pelearla desde el 6 abril. Ese día, en un entrenamiento de la monomarca Fiat 128 sufrió un terrible accidente en el que su auto se prendió fuego en el autódromo “Yaco Guarnieri”.

Según los investigadores, fue un momento caótico en el que la ambulancia presente no estaba en marcha y tampoco arrancaba (era una Renault Kangoo) y la víctima tuvo que ser atendida por colegas después de permanecer más de 5 minutos dentro del auto en llamas. El piloto inhaló muchos gases y sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo. Esto generó polémicas, denuncias, y demandas que están en marcha.

Te puede interesar...

“Bueno gente. Quería informarles a todos que Juan ya no está entre nosotros. A las 10,50 falleció (20-4-19). Muchísimas gracias a todos por los gestos de cariño que han tenido para con nosotros todos estos días. Gracias”, anunció con angustia su hermano mellizo Manuel.

Manuel fue justamente uno de los que lo socorrió en el desesperado intento cuando el auto se prendió fuego, instantes en los que ante lo indicado por testimonios y crónicas periodísticas, los servicios de seguridad mostraron graves falencias que luego derivaron en duras sanciones por parte de la Federación Chaqueña de Automovilismo.

juan-carlos-iglesias01.jpg

Iglesias el día del accidente fue trasladado de urgencia al Sanatorio Guemes y luego al Perrando donde permaneció unos días hasta, finalmente, ser trasladado al Hospital Alemán de Buenos Aires. En la jornada del viernes, se dio a conocer que tenía muerte cerebral y este sábado se notificó su fallecimiento, que ha causado mucho pesar y a la vez, reabrió el debate acerca de las condiciones de seguridad y generales que rodean al automovilismo zonal en todo el país.

Lo llora Pergamino, Chaco (donde estaba radicada su familia) y todo el automovilismo nacional. Juan Carlos (años atrás supo correr también en Top Race), formaba parte de la familia Iglesias, muy arraigada al automovilismo desde su abuelo Jesus Ricardo, quien supo competir en los ´50 en TC, llegando incluso a tomar parte del Gran Premio de Argentina de F-1 de 1955.

juan-carlos-iglesias02.jpg

Años más tarde, Juan Carlos padre de la víctima y su hermano Ricardo animaron el TC, destacándose en especial en la década del ´70 con los Ford Falcon oficiales y también en equipos semioficiales, preparados por el Polaco Miguel Herceg. En los años recientes, el apellido Iglesias representado por Nicolás, hijo de Ricardo, también marcó presencia en el automovilismo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído