LMNeuquen changarín

El changarín que mintió, su pueblo no se lo perdonó y se tuvo que "exiliar"

Tras una serie de inventos que lo llevaron a la primera plana nacional, su vida pasó a ser un infierno. Cancelado, cambió su nombre y trabaja en unas cabañas de Entre Ríos alejadas de su ciudad para subsistir.

José Leandro Sánchez se hizo famoso en 2019 por mentir diciendo que había encontrado un maletín con 500 mil dólares y un revólver que luego devolvió. “No quiero dinero, solo quiero que me den trabajo en blanco”, había asegurado. Sin embargo, cuando el fiscal de Nogoyá, Federico Uriburu, contó que se trataba de una mentira, Sánchez quedó cancelado. Ahora se tuvo que ir de su ciudad a Colón, a 150 kilómetros, sin su esposa ni hijas.

"Me puse una gorra, anteojos, un pañuelo tipo barbijo y me rajé, ya no aguantaba más la presión. En un momento no podía estar en las calles, te juro…”, admitió el hombre de 41 años a Clarín, que pasó de ser el changarín honesto y famoso que salió en todos los programas televisivos y radiales durante 2019, a ser reconocido como “Mentiroso” y “Fake”, por Google.

Te puede interesar...

Por aquel entonces, el changarín era el prototipo de hombre de bien, cuya humildad era destacada no solo por su familia y amigos, sino también por los habitantes de Nogoyá, que lo apodaban como el “héroe de la ciudad”. Pasó de ser un pintor común de casas a ser el buen tipo que había rechazado un millón de pesos solo por la búsqueda de trabajo.

Según el relato de Sánchez, "un tal Gustavo Schultz, bajó de su camioneta roja hablando por celular, parecía estar discutiendo, y tenía en sus manos un maletín que abandonó en una calle concurrida del barrio comercial Villa 3 de Febrero". En esa secuencia, el pintor lo siguió y se encontró inesperadamente con la ensalada de billetes verdes y el revólver.

Sin embargo, solo un par de horas duraría la mentira, ya que el fiscal de Nogoyá, Federico Uriburu, aseguró a los medios: "Estoy en condiciones de decir que todo es mentira. No hay empresario, ni camioneta, ni maletín, ni dólares ni revólver. Nadie vio nada".

José-Sánchez-changarín-devolvió-malentín-con-20-millones-de-pesos.jpg

Claro, que esa mentira hizo que pasara de ser el ejemplo a seguir, a ser el mentiroso del pueblo. “Pedí perdón hasta el cansancio. Iba por la calle y paraba a todos los que me miraban y les explicaba que lo que hice fue por desesperación, porque necesitaba trabajar, porque quería darle algo a mi familia necesitada", admitió el changarín.

Sin embargo, a la hora de contar el por qué llegó a inventar semejante historieta, se refugió en la desesperación: “No daba más, laburaba pintando casas y en una panadería desde hacía cuatro años, en negro, y estaba muy angustiado, cansado de las falsas promesas, tanto por mi situación personal como por todo lo que había inventado”.

Tras varios años trabajando en albañilería y panadería Sánchez estaba listo para dar el salto a un lugar en blanco, con obra social para sus hijas y donde no le hicieran promesas que no iban a cumplir: “Eso me llevó a inventar ese cuento que insisto, ni yo lo puedo creer".

Pese a sus mentiras, pudo remontar su situación, ya que la gente logró entender la desesperación del hombre trabajador. Pero otra vez, su paz volvió a durar poco. “Ese invento me terminó de enterrar”, admitió el hombre cuando se hizo conocida la noticia de que habría denunciado a un cura del pueblo por haber recibido a cambio de masajes y servicios sexuales.

changarín 1.jpg

“Una denuncia que yo no hice de la manera que trascendió. Lo que sí yo dije es que ese cura, que trabaja en un colegio y al que yo le había pedido trabajar como portero, tenía la costumbre de pedir cosas a cambio. Tenía esa manía, viste, pero la denuncia me la modificaron. Una mentira absoluta. Terminé pidiéndole disculpas al cura por toda la bola que se había armado, todo un invento de la policía, que me tenía bronca, celos, envidia por ser conocido y salir en la tele", reconoció en entrevistas televisivas.

Tras ese altercado, los pueblerinos pasaron del entendimiento al rechazo y no hubo explicación que les valga para entender nuevamente. A partir de allí comenzaron a tratarlo mal en la calle, a denigrarlo a él y a su familia: “Yo era una mala palabra. Pero lo peor fue que a mi hija la volvían loca en el colegio: sus compañeritos se burlaban, le decían que tenía un papá mentiroso, estafador y hasta que yo era puto. Se hizo insostenible y la cambié a otra escuela y mi nena se vino abajo, sufría de depresión infantil. Me sentía culpable por todo lo que estaba atravesando mi familia... Paola mi mujer estaba muy enojada", aseguró.

Es por eso, que el hombre con muy pocas opciones, decidió dejar la ciudad para irse a Colón, a 150 km de su Nogoyá querido. Su intención era poder empezar una vida nueva y conseguir un trabajo que le permita enviar dinero a sus hijas que a lo lejos no la pasaban del todo bien. “No quería que me viera nadie, estaba muy deprimido, sin fuerzas”, reconoció esta vez.

Sin embargo, la historia no cambiaría pese a estar lejos del lugar donde había quedado cancelado. “Cuando me presentaba a algún trabajo de albañilería decía 'Soy José Sánchez' y ahí la gente me reconocía y no me daban trabajo... Entonces decidí llamarme Ramón y empecé a buscar changas siempre medio tapado hasta que conseguí en una construcción. Y así estuvo varios meses. Era Ramón para todo el mundo y yo estaba cómodo, hasta que saltó otra noticia falsa y volví a estar en boca de todos".

changarín medios.jpg

Paralelamente a su trabajo como albañil, su página de Facebook, donde aún conservaba su nombre original, se había convertido en un portal de noticias. “Decidí convertirme en una persona de gestión y ayudar desde mi red social con las cosas que sucedían en Colón. Quería hacer periodismo social, viste... Ponían un semáforo en tal esquina, yo lo publicaba; veía a un grupo de borrachines que molestaban, lo mismo; si enganchaba a alguien en moto sin casco o a alta velocidad, también... si encontraba un perro perdido, ayudaba a encontrar a su dueño. Así empecé a tener un montón de seguidores que a su vez me proveían de información".

Otra vez le volvió a durar poco. “Colón urgente. Mataron a uno en el barrio San Francisco hace instantes. El asesino se fugó”, informó en su cuenta. A raíz de este titular, la policía de la ciudad se movilizó y rastrilló las cercanías del barrio. Sin embargo, se confirmó que la noticia era falsa y tanto la policía como los Nuevamente quedó cancelado y no paraba de recibir mensajes de odio amenazándolo con echarlo del lugar. “Me engañaron, me mandaron una noticia falsa que compartí sin chequear”, se excusó: "Fue un malentendido, alguien que me hizo una broma pesada".

Ahora, Sánchez trabaja cuidando unas cabañas en Colón, donde le pagan 800 pesos por día y le dan un lugar donde vivir. Sin embargo, en plena pandemia, extraña a sus hijas y esposa, pero también su credibilidad como persona. “Lo único que quiero es ganar plata para mandarle a mis hijas”, aseguró. “No soy un santo, ni un inocente, pero soy un tipo decente, laburador y sobre todo un buen padre".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

13.291139240506% Me interesa
8.2278481012658% Me gusta
43.037974683544% Me da igual
18.354430379747% Me aburre
17.088607594937% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario