El Cholar tiene un molino al que no le pasó el tiempo

El San Francisco fue construido en 1908, al pie del cerro Buta Lechi Cura.

Por Fabián Cares - Especial

Hay lugares emblemáticos y personas que tienen una magia y una capacidad inexplicable de transportar en el tiempo los recuerdos del pasado en un instante. Conocer el molino San Francisco de El Cholar y a dos mujeres que dejaron el último jirón de sus esfuerzos laborales activos en este lugar no tiene precio. Ver la pasión con la que cuentan cada detalle de lo que allí pasó en más de 100 años es invaluable. Esta magia es la que se puede vivir en este pueblo y en este molino que se ha transformado en una pieza única en la arquitectura primigenia de este rincón del norte neuquino.

Te puede interesar...

Es considerado el único molino de la región y de la provincia con una riqueza histórica impresionante. Es uno de los faros de cara a la consolidación del turismo y de la cultura a través del Paso Internacional Pichachén.

Dina Rosa Giménez (93 años) y Delfina San Martín (85) son las abanderadas del molino. En sus palabras y en sus manos permanece viva su historia. “El molino fue obra de mis abuelos Claudina Castillo y José Gregorio Giménez y lo heredaron mis padres Juan de Dios Giménez y Rosa Herminia Muñoz. Después lo heredé yo y con trabajo y esfuerzo lo sostuve en el tiempo”, contó Dina.

Ella junto con su cuñada Delfina tuvieron a su cargo el funcionamiento de la pequeña industria. Sostuvieron que por aquellos largos años todos los esfuerzos de los trabajos se hacían en bolsas y el hombro era el mejor transporte.

Delfina se crió con su madre en un lugar cercano a Chacaico en una veranada. Se vino con su madre a trabajar a este lugar y Dina le enseñó el oficio y lo hicieron desde entonces con su hijo Elías Giménez. Por su parte, Dina la heredera de este faro de la cultura y de la historia local, nació en 1925.

PATENTE EL MOLINO_ANTIGUO.JPG

Las mujeres en una recorrida por el molino explican cómo se trabajaba en el lugar, muestran la tolva donde se colocaba el grano de trigo para comenzar el ciclo de molienda.

Ambas desde hace años son las protagonistas y las mejores guías con la palabra autorizada de la experiencia para recibir a los turistas y vecinos que se acercan interesados en realizar un paseo por la ingeniería rústica de este molino de harina que transcendió las fronteras de una centenaria historia.

El molino funciona desde 1908. En 2008 fue declarado de interés patrimonial por la provincia del Neuquén. Su construcción es característica de la época. Paredes de adobe y techo de carrizo, contando con una rara mezcla de pisos de madera y tierra. Su nombre se lo pusieron, honrando al santo, un grupo de sacerdotes de la época.

Funcionaba con agua del arroyo El Cholar que al caer movía una paleta que mediante unos engranajes hacían girar dos piedras redondas que molían el trigo formando la harina, ñaco, frangollo o la popular chichoca.

La molienda de trigo fue quizás la primera industria de El Cholar. En 2008 fue declarado de interés histórico, arquitectónico y cultural de la provincia.
El Cholar tiene un molino al que no le pasó el tiempo

El granero del norte neuquino

La mayoría de los vecinos sostiene en esta localidad que El Cholar fue el granero de todo el norte neuquino. La fiesta del ñaco vino a rescatar la cultura del pueblo. Mantener esa cultura y poder llevar a las nuevas generaciones a que la cultiven y la desarrollen es el principal desafío de los gobernantes y de aquellos vecinos que ya cuentan años de experiencias de vida sobre sus espaldas.

molino_el cholar.jpg

Buscan fortalecer el interés turístico

“Queremos acompañar el proceso de difusión de nuestros lugares históricos y culturales que han formado parte del proceso de desarrollo de los pueblos. Razón por la cual creemos que, de la mano de la cultura, el turismo se arraiga aún más en cada localidad y fortalece tanto la identidad como el desarrollo local”, dijo la ministra de Turismo, Marisa Focarazzo, en relación con la presencia del molino en el andamiaje turístico que impulsa la provincia para promocionar masivamente esta histórica construcción y tantas otras que pueblan el norte neuquino.

En la misma sintonía se expresó el director de la radio municipal, Elías Navarrete, sobre el molino harinero San Francisco, que funciona desde 1908. “Los 1300 habitantes de este pueblo nos mostramos orgullosos de nuestro ícono más importante y vemos con mucha expectativa y con esperanzas que la historia del molino, que todavía está en pie, atraiga el turismo”, destacó.

DINA MUESTRA MUSEO.JPG

LEÉ MÁS

San Martín: golpeó a su pareja con un tronco en el rostro

Se incendió un taller mecánico y una casa, se quedaron con lo puesto y piden ayuda

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído