El clásico, partido especial y clave para los técnicos

Homann y Solana, mirados de reojo.

NEUQUÉN
El clásico de las provincias entre Independiente y Cipolletti que se jugará el próximo sábado tendrá, en buena parte, las miradas puestas en los bancos de suplentes. Es que, si bien el torneo recién arranca, el andar de ambos equipos no es que los entrenadores esperaban.

Del lado del Rojo, Gerardo Solana todavía no pudo sumar unidades en sus primeros pasos con el buzo del club neuquino y sin dudas una derrota en el derbi como local sería un golpe muy duro en el arranque de la temporada. Si bien el equipo del Chiqui no ha sido ampliamente superado en ninguno de los partidos, cierto es que los resultados mandan en el fútbol y otro traspié ante el clásico rival no caería nada bien en el hincha albirrojo. Cierto es que Independiente pretende respetar a largo plazo el trabajo del entrenador, lo que no quita que si la situación no se revierte, no empiecen a mirar con preocupación el trabajo de Solana.

Por el lado de Cipolletti, Henry Homann parece tener un poco más de margen en la consideración del hincha, aunque su realidad tampoco es la más óptima. Si bien consiguió un triunfo esperanzador en el debut en el clásico ante Roca (y con goleada) la última derrota en La Visera ante Villa Mitre lo volvió a poner en una situación incómoda.

Claro está que Cipolletti es uno de los grandes candidatos de la zona y siente la presión de tener que ganar cada partido. Si bien no tendrá el apremio de ser local, las puertas estarán abiertas para ambas hinchadas, sin duda un condimento especial para uno y otro equipo.

Tanto el Ruso como el Chiqui saben que ganar será fundamental para trabajar tranquilos.

4 puntos suma Cipo: en tres partidos, aunque perdió el último en La Visera.

0 de 9 acumula Independiente, que cayó en sus tres primeros partidos.

Dos fechas al Chiqui, Lalo y Doglioli

NEUQUÉN
De cara al enfrentamiento del próximo fin de semana, Solana deberá definir al menos un cambio respecto del equipo que perdió en Bahía, y además deberá pensar por el momento en mirarlo desde afuera.

Según resolvieron desde el Tribunal de Disciplina, Emiliano Doglioli, Orlando Porra y el propio entrenador (además del profe Federico Grill y el auxiliar Juan Carlos Muñoz) deberá, cumplir con dos fechas de suspensión por el informe elevado por el juez Novelli Sanz respecto de las protestas efectuadas contra la terna arbitral.

De este modo, no sólo resta determinar quién está en el lateral derecho en lugar del Loco Doglioli, sino también en el banco de suplentes, puesto que todo el cuerpo técnico está inhabilitado.

Además, no contará con la carta de Lalo en el banco, uno que hasta ahora siempre tuvo minutos.

La dirigencia haría un descargo en las próximas horas para buscar reducir las penas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído