El clima en Neuquén

icon
22° Temp
37% Hum
LMNeuquen médico

El conmovedor gesto de un médico con los cinco hijos de una paciente antes de morir

La mujer, de 79 años y no vidente, estaba internada grave por coronavirus. El joven hizo una videollamada para que pudiese despedirse de sus cinco hijos.

"Ella, Norma, paciente con Covid-19, 78 años, no vidente. Él, Valentín, residente de primer año (bueno, en verdad su primer año terminaba en junio pero la pandemia lo ha extendido). Valentín hoy tenía permiso para irse porque estuvo de guardia la noche previa, pidió quedarse y ver a Norma porque le había prometido al hijo de ella una videollamada para que él pudiera verla y ella disfrutara su voz”, decía el posteo en Facebook, junto a una foto que capturaba la ternura del momento entre el joven médico y su paciente. La historia tiene un trasfondo aún más conmovedor, pues esa videollamada, una promesa que el médico cumplió con uno de los hijos de la mujer, fue el último contacto que tuvo Norma con sus cinco hijos. Al otro día, su estado empeoró y falleció de coronavirus.

La historia se dio a conocer en las redes sociales gracias a la médica Leticia Moreda, compañera de Valentín Vidal en el hospital San Roque de Gonnet. La publicación de la profesional en la que mostraba a su compañero sosteniendo el celular para que Norma pudiese escuchar la voz de sus cinco hijos por última vez, se volvió viral. “Una historia más de ésta pandemia, una historia más que merece ser contada, una historia más que demuestra que hacer medicina es mucho más que prescribir un antibiótico o colocar oxígeno. Gracias Valentín Vidal, es un gusto compartir mis días de trabajo con vos", expresó la médica.

Te puede interesar...

Leticia Moreda

Ella, Norma paciente con covid19, 78 años, no vidente. Él, Valentín residente de primer año( bueno en verdad su primer...

Posted by Leticia Moreda on Thursday, September 10, 2020

Martín Morel, uno de los hijos de Norma, destacó el gesto humano del joven residente: “Estamos muy agradecidos con el Dr. Vidal, a quien conocimos en el hospital y nunca más volvimos a ver. Mi mamá se murió, pero la actitud de este hombre vale la pena resaltar en medio de tantas cosas que están sucediendo”.

El hombre contó que su madre de 78 años había sufrido un broncoespasmo, por lo que la trasladaron a una clínica de PAMI, contra la que evalúan iniciar acciones legales. “La cuidaron muy mal y le dieron el alta una semana después; me la juego que ahí se contagió coronavirus”. Al día siguiente la internaron en el hospital de Gonnet.

Ahí conoció a Vidal, uno de los médicos encargados de cuidarla. El viernes pasado, la mujer ingresó en la unidad de terapia intensiva y, ante su delicado cuadro, el médico medió para realizar una videollamada entre Norma y sus cinco hijos, que no tenían permitido visitarla.

Aunque su turno terminaba a las 12 y había hecho guardia toda la noche, los cinco hijos de Norma solo podían juntarse en la puerta del hospital un rato después. Pero Valentín cumplió su palabra, se quedó después de hora solo para sostener el teléfono frente a la cara emocionada de Norma, y no le importó que, cubierta por su máscara y toda la protección, su cara se convirtiera en un mar de lágrimas mientras escucha a la mujer recibiendo el amor de sus hijos por última vez.

valentin vidal.jpg
Valentín Vidal, el joven médico residente que permitió el último adiós entre una paciente y sus cinco hijos.

Valentín Vidal, el joven médico residente que permitió el último adiós entre una paciente y sus cinco hijos.

"Fue algo muy emocionante, tenía como un nudo en la garganta. Claro que me emocioné. Más allá de que los médicos estemos preparados para estas situaciones, uno no pude evitar sentir cosas. Obviamente se me caían las lágrimas, pero no se notaron por todo el equipo de protección que llevaba puesto”, dijo Valentín.

“No me di cuenta cuando mi compañera me sacó la foto, pero es algo que había prometido. Norma, al estar en la sala de aislamiento, no pude mantener contacto con ningún familiar. Sólo personal médico para que no se propague el virus. Ni siquiera detrás de un vidrio. Es algo duro pero necesario. Y como la noche anterior el cuadro de la paciente se había agravado, le comuniqué a la familia lo que estaba pasando. Ellos me pidieron verla, pero como no se podía, se me ocurrió hacer la videollamada cuando finalizara mi turno y así lo hice”, describió Valentín, un médico oncólogo nacido en Balcarce y recibido de médico n la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata.

“Este muchacho fue una persona recontra humana. Sabiendo que mamá se estaba muriendo aceptó quedarse después de hora, y eso que venía de hacer una guardia toda la noche, para que los hijos pudiésemos tener una charla con ella, que estaba muy mal, porque además de coronavirus tenía Párkinson avanzado”, detalló uno de los hijos de Norma.

“Le hablamos y nos despedimos. Fue muy triste pero reconfortante a la vez porque pudimos hacerlo, cuando no todos tienen esa posibilidad”, destacó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.3003300330033% Me interesa
95.049504950495% Me gusta
0.33003300330033% Me da igual
0.99009900990099% Me aburre
0.33003300330033% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario