LMNeuquen coronavirus

El desafío de la educación especial en cuarentena

Los docentes están preocupados porque hay alumnos que no se conectan a las clases virtuales que se dictan en la actualidad.

Por PABLO MONTANARO - montanarop@lmneuquen.com.ar

A partir de la oficialización del aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el país por el avance de la pandemia de coronavirus, las instituciones educativas tuvieron que responder de manera inmediata con diversas propuestas para garantizar la continuidad, desde casa, de los programas académicos de millones de estudiantes del país, incluidos los niños y las niñas con discapacidad.

Te puede interesar...

En tiempos de cuarentena, garantizar la continuidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes con discapacidad es uno de los mayores retos que se presentan en este contexto de cuarentena.

Los docentes de la Escuela Integral para Jóvenes y Adolescentes con Discapacidad N° 6 de esta ciudad expresaron su preocupación por la escasa asistencia de los estudiantes en las clases con modalidad virtual, donde ofrecen contenidos para fortalecer los procesos de aprendizaje de sus estudiantes.

A esta escuela, ubicada sobre la calle Elordi, asisten 60 alumnos en dos turnos que cursan la educación especial y los talleres de formación integral. Los estudiantes presentan diversos tipos de discapacidad, la mayoría trastornos severos (de personalidad, motores y sensoriales, entre otros).

“Se nos complica mucho dar las clases en forma virtual porque no todos los alumnos pueden responder a las actividades o consignas que les presentamos”, comentó Beatriz Vilche, docente de la escuela y musicoterapeuta, en diálogo con LM Neuquén.

Agregó que por sus discapacidad es una población que “permanentemente debe ser asistida”, tanto en el ámbito escolar como en su casa.

Precisó que el manejo de las herramientas virtuales es sumamente complejo para los estudiantes. “Por lo general, necesitan que haya un adulto con ellos para guiarlos y que conozca el manejo de estas plataformas como, por ejemplo, Google Meet y Zoom”, aseguró.

Indicó que no todos los alumnos disponen de una buena conexión a internet en sus casas o en los celulares. “A veces tienen que buscar una buena señal de la red fuera de la casa”, sostuvo.

Comentó que desde que comenzó la cuarentena, los docentes están haciendo “todo lo posible” para mantenerse en contacto con sus alumnos. Agregó que realizaron una plataforma específica para que puedan ingresar con el celular, pero han tenido poca respuesta.

“Para un docente de una escuela especial, esta situación es muy frustrante”, enfatizó. Y describió: “La mitad de los alumnos responden a las consignas que les damos, el resto no, por diversos motivos; y los que responden lo hacen con limitaciones o en forma incompleta”. Sin embargo, admitió que lo que más les interesa es la situación en la que están los alumnos. “Saber si se encuentran bien y cómo están pasando este aislamiento obligatorio en sus casas junto a su familia”, indicó.

Para Cristian Lermanda, secretario de Nivel Primario y Modalidad Especial de ATEN, hoy la educación especial tiene el desafío “no solo de atender las subjetividades de los y las estudiantes con discapacidad, sino además de lograr vínculos a través de la virtualidad con los y las docentes, con los alumnos y alumnas y con sus familias, haciendo un trabajo de corresponsabilidad, acordando estrategias, realizando ajustes a cada actividad para que sea accesible a todos y cada uno de los niños, niñas y jóvenes con discapacidad”.

Los alumnos y los niveles

De acuerdo con las estadísticas que muestra la web del Ministerio de Educación provincial, en la Modalidad Especial tanto en el sector privado como público, un total de 299 niños y niñas concurren al nivel inicial y 886 estudiantes asisten al nivel primario.

En tanto, 375 alumnos concurren a los Talleres de Educación Integral de la provincia y 2349 son integrados.

Es vital fortalecer el lazo afectivo

Por Belén Luna - Psicóloga. Trabaja en la Escuela Especial N° 22 de Neuquén.

Si bien es un gran desafío poder acompañar a todos nuestros estudiantes, tanto a los que asisten a la escuela en sede como a los que forman parte del servicio de apoyo a la inclusión, hay mucha predisposición y voluntad para poder sortear las barreras que surgen en estos tiempos de pandemia, buscando actividades y tareas que resulten atractivas y de interés. Hay momentos en los que los obstáculos que acontecen nos hacen improvisar y, de esta manera, pensar creativamente en nuevas estrategias pedagógicas. Es a través de las videollamadas de los docentes con los estudiantes que se busca preservar y sostener el vínculo, ya que algunas familias han referido desmotivación y tristeza en los niños. Desde la Escuela Especial 22 hemos tenido una respuesta muy satisfactoria por parte de las otras instituciones educativas en las que se interviene, estableciendo un circuito de comunicación a través de los docentes de apoyo a la inclusión para el envío de actividades. Cabe destacar el compromiso de las familias que colaboran con mucho esfuerzo y dedicación en la realización de tareas y nos han manifestado sus inquietudes para que podamos asistirlos de la mejor forma posible. Seguramente, deberemos seguir realizando ajustes en aquellas cuestiones que van aconteciendo, porque las realidades son diferentes en cada caso, pero lo importante es que los estudiantes comprenden la situación y día a día se fortalece el lazo afectivo.

LEÉ MÁS

Los docentes piden ayuda psicológica en la pandemia

Sandra Barrio: "Internet es la manera que tenemos de salir"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario