El clima en Neuquén

icon
32° Temp
7% Hum
LMNeuquen dólar

El dólar blue se despertó de la siesta: ¿volverá a los $200?

En pocas jornadas salió del letargo y escaló 23 pesos, a $172. El Gobierno intenta dar señales de orden fiscal para calmar al mercado, sin hablar de "ajuste".

Luego de un “veranito” de calma, en pocas jornadas el dólar blue se despertó y revirtió prácticamente a la mitad la fuerte caída que venía teniendo hacía tres semanas: entre el miércoles y el viernes escaló 23 pesos y pasó de $149 a $172. El dólar oficial también siguió subiendo, ya que el BCRA convalidó un aumento de 75 centavos en el mayorista el viernes: si bien fue una suba algo menor a los 78 centavos de la semana previa, superó el ritmo devaluatorio de octubre.

Con la nueva escalada, la brecha cambiaria entre el dólar blue y el dólar oficial mayorista, que el martes se había reducido a un 87%, volvió a superar el 100% el miércoles y cerró la semana en 155%. Según algunos operadores, la baja que había tenido el blue no había sido natural sino provocada por ‘manos amigas’ que vendían divisas cada día a las cuevas, algo que si bien sirve transitoriamente no podía durar mucho.

Te puede interesar...

En la baja del blue también incidieron, sostienen, la intervención oficial en los dólares financieros (contado con liquidación y dólar Bolsa o MEP), los bonos dolar-linked que ofreció el Gobierno, y algunas señales fiscales y monetarias oficiales, como el cese de los adelantos transitorios del Banco Central al Tesoro hasta diciembre.

Sin embargo, en el mercado afirman que el dólar blue ya no podía bajar más porque había alcanzado su piso en $150 (sino se acercaría demasiado al dólar ahorro) y que hubo un cambio de expectativas luego de conocerse la inflación del 3,8% de octubre, señal de que el Gobierno no puede controlar la suba de precios.

dolares y pesos.jpg
El dólar blue tocó su piso esta semana y rebotó con fuerza.

El dólar blue tocó su piso esta semana y rebotó con fuerza.

Más ajuste

Para el mercado, el billete paralelo retornará a los valores cercanos a $200 si no aparecen mayores señales de que se ordenarán las cuestiones fiscales y monetarias. En esa dirección, el Gobierno ya empezó a tomar algunas medidas para ordenar las cuentas, aunque evita a cualquier precio llamarlo “ajuste”.

Una medida tomada en ese sentido fue el anuncio del ministro de Economía, Martín Guzmán, de que no habrá un IFE 4: “Hoy no es el momento, como no es el momento de otras cosas, porque hay que mantener ciertos equilibrios pero también proteger la actividad”. “El IFE sirvió muchísimo, protegió a gente que estaba en una situación muy dura y generó un efecto real en la economía. (Pero) hoy no es el momento de un IFE 4 porque hay que mantener ciertos equilibrios para también proteger a la actividad, a la gente, a todo el país”, sostuvo.

En la misma línea de “ajuste disfrazado”, el Gobierno estableció una nueva fórmula jubilatoria que, para varios especialistas, perjudicará a los jubilados porque cobrarán menos que los trabajadores activos o no participarán del crecimiento que tenga la recaudación de la ANSeS.

reuion jubilaciones portada.jpg
El Gobierno resolvió volver a la fórmula de actualización de jubilaciones usada en el segundo mandato de Cristina.

El Gobierno resolvió volver a la fórmula de actualización de jubilaciones usada en el segundo mandato de Cristina.

Según los analistas, si el año pasado se hubiera aplicado esta fórmula los haberes hubieran perdido más poder adquisitivo que con la modalidad aprobada durante el macrismo. En números, sostienen que en 2019 el reajuste previsional hubiera sido de 37%, unos 14,1 puntos menos que lo que recibieron los jubilados entonces.

Preocupación del FMI

Estas señales de “ajuste” para intentar ordenar la cuestión fiscal ocurren además en el marco de nuevas negociaciones con el FMI, cuya misión llegó el martes y se quedará unas semanas para analizar la situación argentina. En las reuniones con funcionarios de Economía y el Banco Central, el organismo expresó su preocupación por el exceso de pesos circulantes, la emisión de bonos en dólares, y por presiones cambiarias e inflacionarias aún mayores.

El FMI aseguró que la economía tiene un exceso significativo de pesos luego de la emisión monetaria récord para enfrentar la pandemia y criticó que la “solución” de emitir bonos dolarizados “no es sustentable”, además de cara.

Señales preocupantes de este excedente de pesos, sostienen en el organismo, fueron la fuerte suba de la inflación de septiembre y el repunte del dólar blue. De hecho, la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, ya había manifestado recientemente su preocupación por la elevada brecha cambiaria y la suba del dólar en el mercado informal.

El FMI se refirió a la oferta del ministro de Economía, Martín Guzmán.
El FMI llegó para negociar un nuevo acuerdo con Argentina y criticó la brecha con el dólar blue.

El FMI llegó para negociar un nuevo acuerdo con Argentina y criticó la brecha con el dólar blue.

En las discusiones que continuarán con el organismo se analizarán otras opciones para absorber más pesos del mercado y evitar nuevas presiones cambiarias. Por ahora, el Gobierno se viene resistiendo a una devaluación fuerte, pese a que la brecha volvió a superar el 100%.

Suba de plazos fijos

Por otra parte, para continuar fortaleciendo el mercado de pesos y evitar que la gente siga yendo a dólar, esta semana el Banco Central subió en tres puntos porcentuales, a 37%, las tasa de los plazos fijos menores a un millón de pesos para personas humanas.

“El directorio del Banco Central incrementó la tasa mínima garantizada de los plazos fijos, con un rendimiento de 37% de tasa nominal anual (44% de tasa efectiva anual) a 30 días para imposiciones de personas humanas menores a $1 millón y para el resto de 34% de tasa nominal anual (39,8% de tasa efectiva anual)”, aseguró el comunicado de la autoridad monetaria.

Sin embargo, los operadores consideran insuficiente la medida: aseguran que no frenará la demanda hacia el dólar ni fomentará suficientemente el ahorro en pesos en un escenario con alto riesgo de inflación y devaluación.

Según explican, la medida no compensará la suba anual de la inflación porque el 37% anual quedará debajo de la suba de precios esperada. A eso se suma que la calma financiera tendría vida corta si el BCRA sigue vendiendo dólares, ya que para los operadores se quedó sin reservas líquidas.

En ese escenario, los analistas aseguran que para los ahorristas minoristas la medida sólo dará mejores rendimientos nominales en inversiones de corto plazo, como plazos fijos a 30 días y colocaciones de corto plazo en fondos comunes de inversión. Pero para inversiones a más de dos meses recomiendan instrumentos que den cobertura cambiaria o inflacionaria, como bonos dolar-linked o ajustados por CER.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

22.727272727273% Me interesa
6.8181818181818% Me gusta
4.5454545454545% Me da igual
9.0909090909091% Me aburre
56.818181818182% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario