El ISIS se adjudicó la masacre en el boliche gay de Orlando

Unas 50 personas murieron y más de 53 resultaron heridas cuando un hombre ingresó y comenzó a disparar.

Embed

El grupo terrorista Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) ha reivindicado la autoría de la matanza de Orlando, con 50 muertos y 53 heridos, a través de dos comunicados, difundidos en árabe e inglés, a través de las redes sociales de la agencia de información Amaq, que opera en su órbita. Tradicionalmente, y por motivos religiosos, los radicales islamistas aumentan sus ataques en el mes del Ramadan, que durará hasta el 6 de julio.

Según dice el comunicado en inglés: "Fuentes de la Agencia Amaq: El ataque contra una discoteca de homosexuales en Orlando, Florida que ha dejado más de 100 muertos y heridos fue cometido por un soldado del Estado Islámico". En la misma línea se pronunciaba el comunicado en árabe.

El Estado Islámico suele reivindicar con cierta rapidez los atentados perpetrados en occidente, incluidos los que efectúan lobos solitarios, personas que operan a iniciativa propia sin coordinación con ninguna célula, pero inspiradas por la ideología yihadista de ese grupo que controla partes de Siria e Irak.

El supuesto autor de la matanza, Omar Mateen, estadounidense de 29 años, llamó antes de atacar en la discoteca al teléfono de emergencias 911 y proclamó su afiliación al ISIS, según fuentes policiales citadas por medios locales norteamericanos como la cadena NBC. La llamada fue grabada y la están analizando los agentes que llevan a cabo la investigación.

Sin embargo, cuando el ISIS emitió su boletín diario, pocas horas después de la masacre, mencionaba todo tipo de actividades en este 12 de junio, pero no mencionaba nada de la masacre de Orlando. Aún así, desde 2014 los líderes de ese grupo terrorista dieron permiso a cualquier persona para que perpetrara atentados terroristas en su nombre, sin necesidad de pedir permiso. Por eso rectificó después a través de la agencia Amaq.

El caso de Mateen es similar al del autor de la matanza de San Bernardino, Syed Farook, que el año pasado mató a 14 personas. El mismo día de la masacre publicó un mensaje en Facebook en el que proclamaba su lealtad al ISIS.

La matanza en Pulse, una discoteca popular entre la comunidad gay de esta ciudad turística, vuelve a colocar a EE UU ante el pánico del yihadismo y de la violencia armada. Y condicionará las elecciones presidenciales de noviembre y los siete meses restantes de mandato de Barack Obama.

En caso de confirmarse los motivos yihadistas, se trataría del peor ataque tras los atentados del 11-S en 2001, en que murieron cerca de 3.000 personas. El tiroteo llega a los seis meses de que una pareja de simpatizantes islamistas radicales matara a más de una decena de personas en San Bernardino (California).

El origen afgano incomodará profundamente en EE UU, un país que desde 2001, impulsa una cara intervención militar contra los talibanes en el país centroasiático, en la que es la guerra más larga librada por la primera potencia.

El agente especial del FBI Ronald Hopper declinó, en una rueda de prensa, identificar al autor de la masacre y dijo que todavía no se ha determinado si se trata de un crimen de odio, un acto terrorista o uno criminal. Sin embargo, el hecho de que Muhammad Musri, representante de la Sociedad Islámica del Centro de Florida, participara en la comparecencia ante los medios revela que el sospechoso puede ser musulmán.

Musri dijo que se cree que el agresor no estaba conectado a una red o tuvo ayuda de otras personas. Las autoridades tratan de recabar información sobre el sospechoso y cómo obtuvo las armas.

El tiroteo en el club Pulse se inició alrededor de las 2 de la madrugada, hora local. El tirador, según la policía, utilizó una pistola corta y un rifle de asalto. Hubo unos primeros disparos fuera de la discoteca antes de que accediera al local y abriera fuego. Retuvo a algunos asistentes hasta morir tiroteado por la policía.

El de Orlando es el tiroteo múltiple número 173 de este año en EE UU, según datos del portal Mass Shooting Tracker. Como tiroteo masivo se entiende el que causa al menos cuatro víctimas mortales, excluyendo al autor de los disparos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído