El León del Ritmo rugió en la Confluencia: mirá el show de Los Fabulosos Cadillacs

La banda liderada por Vicentico y Flavio Cianciarullo subió al escenario poco antes de la medianoche y abrió su set frente al Limay con "Manuel Santillán El León".

Los Fabulosos Cadillacs regresaron a Neuquén después de más de 8 años para brindar un show impecable en la Fiesta de la Confluencia. Fue un repaso por muchas canciones que el continente se sabe de memoria y que parece que cada día sonaran mejor.

La banda liderada por Vicentico y Flavio Cianciarullo subió al escenario poco antes de la medianoche y abrió su set frente al Limay con "Manuel Santillán El León", una de las tantas canciones que los llevó a lo más alto del panorama musical latinoamericano.

El recital de anoche estuvo a tono con el de de Villa María, Córdoba, en donde tocaron hace menos de una semana, y con "En Vivo en The Theater at Madison Square Garden", su reciente disco en vivo grabado en Estados Unidos y editado en los últimos meses.

Sonaron clásicos como "Mi novia se cayó a un pozo ciego", "El genio del dub", "El aguijón", "Saco azul", "Carnaval toda la vida", "Carmela", "Mal Bicho", "Silencio hospital", "Siguiendo la luna", "Las venas abiertas de América Latina", Vasos vacíos" y, por supuesto, "Matador". Entre las nuevas canciones se despacharon con "Averna, el fantasma", "La Tormenta", pertenecientes a su último disco de estudio "La salvación de Solo y Juan".

El cierre fue con "El satánico doctor Cadillac" y "Yo no me sentaría en tu mesa" (con Flavio en la voz y Vicentico en la batería). El marplatense volvió a hacerse cargo del bajo para culminar, entre los últimos acordes, con la melodía del himno nacional argentino.

Embed

La previa

El Cuento del Tío, Lágrimas en el Viento, Eskulapio, Luis Sebastián y La Estafa Dub hicieron el aguante en la previa del show de fondo sobre el imponente escenario del predio de la Isla 132 con buena respuesta de la multitud, que fue custodiada por policías dispuestos por tierra y aire.

El desfile de bandas, protagonizado entre otros por los ganadores del concurso Pre-Confluencia, por el centro de la escena festivalera comenzó cuando aún no caía la noche y antes de que el gran flujo de público hiciera ingreso al predio del evento.

Si bien los artistas configuran el centro de atracción principal del festival que se fue consolidando como el más importante de la provincia con el correr de las ediciones, la Confluencia presenta otros “caramelos” para terminar de convencer a los interesados en la música de que no vale la pena perderse el evento. En ese aspecto, el patio de comidas cobijó a gran cantidad de público antes, durante y hasta el final de las interpretaciones. En las inmediaciones del predio destinado al público de los show se montaron 300 puestos, además de los de comida, de exposición y venta de productos y artesanías de hacedores locales. Los artesanos presentaron cerámicas, piezas únicas en madera y de diseño textil, objetos creados a partir del reciclado, herrería y vitrofusión.

La segunda noche de la Confluencia contó con unos grados más de temperatura que la jornada inicial, cuando el cierre estuvo a cargo de la banda platense Estelares. Y la intensidad del grupo que trascendió las fronteras del ska y también del país y Latinoamérica ayudó a que los asistentes mantuviera caliente el cuerpo.

La concurrencia registrada durante las dos primeras noches hace pensar a los organizadores en un cierre a toda orquesta, además de multitudinario, con Abel Pintos sobre el escenario de la Isla 132 del Paseo de la Costa. De todos los artistas presentes en esta edición de la Confluencia, el nacido en la movida folclórica es el de presente más convocante.

LEÉ MÁS

La segunda noche de la Confluencia fue fabulosa

Todo lo que tenés que saber de la Fiesta de la Confluencia

Reviví el recital de Estelares en la Confluencia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído