El mediodía, una postal de la soledad en los balnearios

Los mediodías en los balnearios neuquinos no son compatibles con las imágenes de "hormiguero" que tanto caracterizan al río, luego de las cuatro o cinco de la tarde.

NEUQUÉN
Los mediodías en los balnearios neuquinos no son compatibles con las imágenes de "hormiguero" que tanto caracterizan al río, luego de las cuatro o cinco de la tarde. La poca gente que elige ir a almorzar allí ni siquiera opta por refrescarse o darse un chapuzón.

Con sus reposeras, heladeritas y canastas en mano, los vecinos se quedan en el pasto, comiendo algo, leyendo o simplemente charlando. No queda otra que llevarse las provisiones porque los vendedores ambulantes también escasean.

El Río Grande y el Gatica compiten entre sí por cuál tiene menos cantidad de gente en las horas del mediodía. Antes de la incesante llegada de vecinos, son pocos los neuquinos que eligen escuchar el ruido del agua y los pájaros, y apreciar el Limay con su quietud mientras disfrutan de un frugal almuerzo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído