El Millo hizo su apuesta "grande" y espera goles

Como otras veces en su historia reciente, River se la jugó por un 9 experimentado.

Buenos Aires.- En un fútbol moderno en el que se le da gran prioridad a los jugadores jóvenes, teniendo en cuenta el estado físico, muchas excepciones se han dado para esta nueva temporada, en la que varios equipos se inclinan por la experiencia por sobre la juventud en los puestos de ataque. La más paradigmática, sin duda, es la del uruguayo de Iván Alonso, quien llegó a River con 36 años y en el epílogo de su carrera.

No es la primera vez en estos últimos años que la institución de Núñez ha decidido inclinarse por jugadores grandes para ubicar entre los centrales rivales con el objetivo de romper redes.

En el año 2001, ya hizo ruido trayendo a otro uruguayo, Daniel Fonseca, con 31 años, quien por entonces ya había tenido un fructuoso paso por el Napoli, la Roma y la Juventus, entre otros, aunque una lesión lo había retirado de Italia. En Núñez su paso fue fugaz y con más pena que gloria, aunque se lo recuerda por marcar el empate sobre la hora de tiro libre ante Boca en un torneo de verano.
En el 2008, otro de sangre charrúa y con muchas vueltas en el mundo del fútbol llegó para aportar goles en el Millo. Sebastián Washington Abreu arribó con 32 años y jugó hasta el 2009: anotó 12 goles en 25 partidos.

36 años tiene Alonso, el más "viejo" junto con Milito. Le siguen Silva y Sand, con 35.

Promediando el 2012, momento en que River se encontraba disputando la B Nacional, irrumpió con la contratación de David Trezeguet, que a sus 34 años dejaba el fútbol europeo para cumplir el sueño de jugar en el club del que es hincha. Con una gran producción, en aquel semestre aportó 14 tantos y fue clave para volver a Primera.

"Estudios cardiológicos: me confirmaron que mi corazón ya tiene una partecita argentina y de RIVER. Completamente #FELIZ . Gracias por el apoyo".

En el siguiente semestre, Carlos Luna tuvo su paso vistiendo la camiseta de River con 31 años. En 26 partidos marcó seis goles y dejó un buen recuerdo.

En el último tiempo, Fernando Cavenaghi marcó 6 veces en 26 partidos goles con 31 años, antes de partir al Apoel de Turquía, donde sigue rompiendo redes.

Así, River se puso a tono con la moda de "los viejos", quienes dominan la escena en muchos clubes en lo que a "nueve" respecta (ver aparte). Si bien la aparición de Alonso en los papeles es una incógnita para el público de River, su país de procedencia y su apellido, al menos, entonan bien con la banda.

Viejos son los trapos: una tendencia

Alonso no será el único veterano ocupando el principal puesto de ataque. Diego Milito, también con 36, será el baluarte de Racing, mientras que en el sur del Gran Buenos Aires Banfield contará con Silva (35) y Lanús con Sand (35). Sarmiento fichó a Carlos Bueno, de 34 años, al igual que el Rojo repatrió a Germán Denis a la misma edad. El Picante Pereyra y Obolo, ambos con 34, en Belgrano, Ramírez en Temperley, Pavone en Vélez y Matos en el Ciclón, con 33 también, se juegan sus últimos cartuchos.

Mora es argentino y liberó su plaza

El delantero uruguayo Rodrigo Mora finalmente consiguió la doble ciudadanía y liberó un cupo de extranjeros para la llegada de su compatriota Alonso. El trámite judicial se llevó a cabo ayer y Mora recibió la ciudadanía tras superar tres años de trabajo en el país. El jugador ocupaba, junto a los uruguayos Tabaré Viudez, Camilo Mayada y al colombiano Eder Balanta, las cuatro plazas que permite el reglamento de la AFA. De este modo, River puede inscribir a Alonso, que ayer se realizó la revisión médica.

El autor del gol ante Boca del sábado pasado en Mendoza no fue parte del primer turno de trabajo del plantel y se sumó a la tarde a las prácticas del equipo a los entrenamientos de cara al partido del domingo con Quilmes en el Monumental.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído