"Este descenso debe ser un aprendizaje"

Lo dijo el capitán Carlos Sepúlveda, para quien esta experiencia "servirá para ser mejores jugadores".

Hoy hace exactamente un año el seleccionado de Neuquén se consagraba, en el Ruca Che, campeón argentino de básquet y un año después tocó fondo: se fue al descenso sin escalas en la 84ª edición del certamen que concluirá esta tarde en Misiones.

Un trago difícil de digerir que obliga a hacer borrón y cuenta nueva. Carlos Sepúlveda, capitán del Verde, reconoció que el equipo “nunca pudo hacer pie”, también recalcó que la falta de madurez fue decisiva para afrontar un torneo “tan competitivo” y que esta experiencia debe servir “para ser más autocríticos que nunca, proponernos ser mejores y volver a poner a Neuquén en lo más alto”.

Te puede interesar...

“Después de un torneo en el que no pudimos hacer pie, las sensaciones no son buenas”, dijo el alero quien admitió sentir bronca, tristeza, desilusión, “un poco de todo eso porque uno siempre intenta todo para llegar a lo más alto posible”.

A diferencia del año pasado cuando el equipo consiguió el título tras 22 años, esta vez faltaron cuatro jugadores clave como Mario Sepúlveda, su hermano; Sebastián Farías, Lautaro Riego y Guillermo Saavedra. Ese conjunto de factores externos e internos “hizo que no tuviéramos la preparación y madurez necesaria como equipo para un torneo tan competitivo. No tuvimos nuestra mejor versión, y en un torneo corto lo pagás descendiendo”, afirmó.

--> El camino para el regreso a la elite

Con el descenso, Neuquén deberá participar de un torneo promocional para tomar parte del la próxima edición del Campeonato Argentino. Jorge Comoli, vicepresidente de la Federación Neuquina, dijo que recién el año que viene se realizarán los dos clasificatorios que otorgarán las dos plazas que dejan los descendidos. Primero se decide la sede y luego se abre la inscripción para los que quieren jugarlo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído