Exitoso trasplante de pene a un ex soldado de EE.UU.

A los seis meses tuvo erecciones y al año, su primer orgasmo

El mundo de Ray (nombre ficticio), soldado de la Marina de EE.UU., se desmoronó en 2010 durante una misión en la guerra de Afganistán. Los talibanes les prepararon una emboscada y detonaron una bomba al paso del convoy. Ray bajó a auxiliar a un compañero herido y pisó una de las bombas de la ruta. Logró sobrevivir pero perdió las piernas, los genitales y parte de la pared abdominal. Desde ese momento, la vida se le hizo muy cuesta arriba y hasta llegó a pensar en suicidarse a su regreso a casa. A sus 21 años, tenía heridas físicas y emocionales difíciles de curar. La pérdida de sus genitales la mantuvo en secreto, solo sus padres lo sabían.

Sin embargo, los médicos han tratado de ayudarlo desde el primer momento. Primero fueron las prótesis para las piernas y después el trasplante de la parte baja de la pared abdominal, el pene y el escroto. Ray era el candidato ideal para uno de los primeros trasplantes completos de pene del mundo. La cirugía era todo un reto ya que normalmente un trasplante de órganos es más sencillo porque solo tiene un tipo de tejido, pero injertar un pene implica músculos, nervios, venas y arterias, por lo que había que hacer suturas de escasos milímetros de ancho.

Te puede interesar...

En 2018 fue localizado un paciente ideal y se activó el protocolo. Los médicos viajaron en avión para realizar la extracción y en menos de 24 horas ya habían regresado y operado a Ray, quien recuperó su funcionalidad rápidamente y logró la primera erección a los seis meses. Al principio eran más débiles, pero con el paso del tiempo los impulsos nerviosos se han fortalecido y cada vez son más normales.

Ray explicó que fue una de las mejores decisiones que tomó por que lo ayudó a volver a la “normalidad”. “Esta cirugía fue una forma de superar esa pequeña voz del subconsciente o lo que sea que siempre me haría sentir diferente de los demás”, reconoció. Al describir cómo se siente ahora, dijo que está cerca de recuperar la sensación completa en el pene, que puede tener una erección y que orina de pie. Ahora entre sus planes está formar una familia, aunque no podrá tener hijos biológicos, y admite que le preocupa que eso provoque cierto rechazo.

Trauma: tras el episodio, en 2010, el joven pensó en quitarse la vida. Tenía apenas 21 años.

Hasta ahora solo hubo cuatro casos

El tratamiento en estos casos es la faloplastia: un tubo rodeado de tejido, con vasos sanguíneos y nervios que se extraen del antebrazo o del muslo y que necesita una bomba externa para lograr una erección. Cuando se reunió con el cirujano plástico Richard Redett, experto en reconstrucción genital en el Hospital Johns Hopkins, fue la opción que le ofrecieron pero enseguida pensaron en el trasplante. el primero fue en 2014 por un médico sudafricano que cosió el pene de un joven al que una circuncisión le había gangrenado el miembro. después llegaron dos más en 2016 y 2017.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído