Fashion

Zoolander 2 llega a la pantalla grande con un desfile de estrellas.

Buenos Aires
Quince años después de presentar la mirada "acero azul", Ben Stiller revive a Derek Zoolander, el modelo más famoso de la cultura pop en Zoolander 2. La secuela, guionada, producida, dirigida y protagonizada por el actor principal de la saga de los Fockers y Loco por Mary, llega hoy a las salas de cine luego de una avant premiere plagada de famosos que tuvo lugar en Nueva York con un desfile que incluyó a las cotizadas top models Gigi Hadid y Kendall Jenner. El elenco de la producción liderado por Stiller y Owen Wilson también desplegó su magnetismo por la alfombra roja. La actriz Penélope Cruz, que se sumó a la secuela con uno de los roles principales, fue indudablemente la estrella del estreno ya que brilló con su belleza y una actitud desafiante.

Zoolander 2 está plagada de celebridades y cameos, sobre todo del mundo de la moda: desde los diseñadores Marc Jacobs, Alexander Wang y Tommy Hilfiger, hasta la editora de Vogue, Anna Wintour, pasando por Jordan Dunn, Naomi Campbell, Karlie Kloss y Kate Moss, Kiefer Sutherland, Susan Sarandon, Olivia Munn, dos hermanos Jonas, Skrillex, John Malkovich, Demi Lovato y Justin Bieber.

Precisamente con la muerte del cantante pop comienza la historia. Una serie de asesinatos de figuras del mundo del espectáculo y la moda obliga a Valentina (Cruz)-una ex maniquí devenida en agente de la Interpol- a encabezar una investigación, para la cual pedirá ayuda a Derek Zoolander (Stiller) y a Hansel McDonald (Wilson), quienes llevan años en el destierro de las pasarelas y las portadas de revistas.

Derek, además de ayudar a solucionar el misterio, intentará recuperar a su hijo, que le fue arrebatado por los servicios sociales.

Por el lado de los villanos vuelven Will Ferrell como Mugatu, el DJ maligno interpretado por Justin Theroux y Kristen Wiig, una especie de Donatella Versace.

Un promoción con glamour
Stiller lleva meses preparando el terreno para el gran regreso de Zoolander. La campaña incluyó desfiles en Berlín, Londres y Madrid, una portada de Vogue con Penélope Cruz, un maniquí vivo en la vitrina de Valentino y besos por Instagram en la torre Eiffel junto a la supermodelo Cara Delevingne.

La idea es que desde la taquilla la película se convierta en un hit pop, como su predecesora, que lo logró, pero no en las salas. Cuando la original se estrenó en 2001 no fue un éxito instantáneo. Si bien los cines le permitieron recuperar el presupuesto, lo que realmente consagró al film con sus gags y célebres frases fueron las repeticiones en el cable, en streaming y en DVD.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído