Festejaba un cumpleaños y lo mataron de un balazo

Un ladrón tiroteó una vivienda bonaerense luego de que frustraran su asalto.

Una cumpleaños pasó de la alegria a la tristeza en segundos, marcada por la tragedia que terminó con la vida de un joven, de 35 años. Mientras todos estaban celebrando dentro de la casa, un delincuente aprovechó que un invitado salió y quiso asaltarlo, lo cual no logró y, enfurecido, disparó contra la vivienda. El balazo alcanzó a uno de los presentes, quien murió cuando era trasladado al hospital.

El hecho ocurrió el sábado en la localidad bonaerense de Villa Galicia, ubicada en el sur del Conurbano. Toda la familia estaba reunida por el cumpleaños de la suegra de quien terminaría siendo la víctima. El muchacho, identificado como Rodrigo González, escuchó los gritos producidos por un intento de asalto, que tenía a un conocido suyo como blanco y quien logró entrar corriendo a la casa. Lo que parecía que había sido un susto, empeoró considerablemente: el malviviente disparó contra la vivienda, uno de los tiros atravesó la ventana y mató a Rodrigo, empleado de una empresa de cable y papá de un nene de 8 años. “Al Potro le salió bajar la persiana para que no pasara nada, para proteger a todos, y le dieron”, contó un amigo de la víctima.

Te puede interesar...

Lo cierto es que este era el segundo intento de robo de este ladrón, que no estaba solo. Apenas había corrido unos cien metros desde que, según fuentes policiales, intentó asaltar a un hombre de 65 años. Esa primera víctima era un policía federal retirado que portaba su Bersa Thunder 9 milímetros. “Cuando ingresaba a su casa arriba de su auto, lo interceptaron dos hombres que trataron de sustraerle el vehículo. Uno de ellos, de forma imprevista, empezó a disparar. Él repelió la agresión hiriendo a uno de los ladrones. Escaparon corriendo y se separaron sin lograr llevarse el auto. El herido, se sospecha, es el que termina baleando a la siguiente víctima”, relataron fuentes policiales.

Después de balear a Rodrigo, sus amigos y familiares lo llevaron al Hospital Gandulfo, a unas 10 cuadras de distancia. Allí murió.

Su asesino corrió 100 metros y amenazó a otro señor, de 61 años, y le robó su Fiat Idea. “Lo vio herido, con sangre en la cara y en las manos, habría escapado con sentido a Lanús”, explicaron las mismas fuentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído