Fortín de Piedra bajó el ritmo de producción

Tecpetrol explicó que fue por una menor demanda en el consumo residencial e industrial.

Por Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

El área emblemática de la producción de gas en Vaca Muerta, Fortín de Piedra, disminuyó el ritmo de sus entregas para el sector residencial e industrial.

Se trata del principal yacimiento de gas de la provincia, que luego de llegar a su plateau de producción sobre finales del 2018 al alcanzar los 17,5 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d), pasó a los 14,1MMm3/d de la actualidad, según confirmaron fuentes de la empresa a +e.

Te puede interesar...

Oficialmente, la disminución en el ritmo de la producción obedeció a una baja “del consumo residencial y el sector industrial”.

De este modo, la compañía, sin mencionarlo, desestima que la variación se relacione con la caída del subsidio al shale gas de Vaca Muerta.

El área está en manos de la empresa Tecpetrol. Se trata del brazo petrolero del Grupo Techint. Su yacimiento hizo una contribución sustancial para que Neuquén volviera a niveles de producción que no se registraban desde hace una década.

Sin embargo hoy quedó cruzada por las tensiones desprendidas de los cambios en la resolución 46/17 del ex ministerio de Energía de la Nación.

En los hechos, la actual secretaría de Energía que conduce Gustavo Lopetegui le reconocerá menos volúmenes de gas subsidiado. Serán algo así como 8,5MMm3/d, casi un 50% menos de lo que la empresa proyectaba que le reconocerían.

Luego de casi un mes de negociaciones principios de año con todas las productoras, a las que les hizo saber que por imposición del FMI Nación debía recortar los montos del subsidio, finalmente lo que hizo Lopetegui fue aplicar el subsidio en base a los volúmenes iniciales que las compañías habían declarado como objetivo de su producción.

No obstante, Tecpetrol sostiene que ya le habían reconocido por encima de esos volúmenes de producción y que la normativa que rige el subsidio no impone límites a la producción bajo el subsidio.

El beneficio implica un reconocimiento de casi el doble de precio de mercado. Establece un sendero de precios hasta el 2021, por el cual el Estado garantizaba durante el primer año de vigencia (2018) 7,50 dólares por cada millón de BTU.

En el 2019, el valor establecido es de 7 dólares. Esto implica que, tomando el precio de mercado, en torno a los tres dólares, el Estado pone el resto en concepto del subsidio, algo que fue insostenible para el actual estado de situación de la economía argentina.

LEÉ MÁS

Vaca Muerta como salvación de las pymes

La crisis de la 46 y la revancha de Techint

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído