El clima en Neuquén

icon
Temp
82% Hum
La Mañana neuquino

Francis Albert: pionero del periodismo neuquino

La llegada de la primera imprenta y la edición del primer periódico del territorio neuquino "La Estrella de Chos Malal".

Francis Albert nació en la Capital Federal el 5 de febrero de 1861. Su padre era Luis Albert de origen alemán llegado a la Argentina en 1849 y su madre, Rosa Silvia Coquet, argentina; Francis era el segundo de ocho hijos varones.

Por apremios económicos de la familia abandonó sus estudios de medicina y derecho pero continuó perfeccionando los idiomas francés e inglés. Desde su juventud conoció la lucha ardua y esforzada. Trabajó duro, sin descanso para ser útil a sí mismo y a los demás.

Te puede interesar...

Su trabajo periodístico fue muy amplio: escribió para distintos medios de prensa de la época en “La Prensa”, “La Pampa”, “La Patria Argentina”. En “La Montaña” de Mendoza del 2 de febrero de 1919, como cronista policial, relata el atentado al Presidente Roca. En Buenos Aires, fue vocal del Círculo de Cronistas

Llegó al territorio poco después de la “Campaña al Desierto” y se instaló en Chos Malal. En estas tierras lejanas debió emplear en muchas oportunidades sus conocimientos sobre aspectos judiciales y en medicina.

Al fundarse Chos Malal, el 4 de agosto de 1887, como Capital del territorio, Francis Albert se encuentra como uno de sus promotores a la vez que el primer Gobernador Cnel. Manuel José Olascoaga, lo designa como secretario de su Gobierno. En varias oportunidades reemplazó interinamente al gobernador en su ausencia, por los viajes que debió realizar durante su gestión.

image.png
La Estrella de Chos Malal

La Estrella de Chos Malal

Olascoaga trajo con él la primera imprenta y en ella se imprimió el primer periódico que aparece en el territorio neuquino bajo el título «La Estrella de Chos Malal» (1889); publicación semanal que según consta en sus números estaba dirigida por el tipógrafo chileno Francisco Vivaceta Cosio. Entre sus fervientes colaboradores y redactor se destacó Francis Albert, yerno de Olascoaga, que ya había actuado como eximio periodista en Buenos Aires, en “La Prensa”, en donde se había desempeñado como cronista policial.

Desde Chos Malal, Albert remitía periódicamente sus artículos a Buenos Aires. A través de su pluma dio a conocer al país las riquezas de estas tierras y su venturoso porvenir. En la edición del 20 de mayo de 1904 del Diario La Prensa, relata su opinión sobre las gestiones que se estaban realizando para el traslado de la capital a la Estación Neuquén.

El periódico «La Estrella de Chos Malal» no tuvo larga vida pero a pesar de su corta existencia marcó un hito importante en el periodismo territoriano; pues con su aparición se produjo la apertura de esta apasionante actividad y Francis Albert fue el primer periodista y quien escribió las primeras crónicas neuquinas haciendo conocer el espacio geográfico que lo cobijó en todas sus facetas.

Al desaparecer «La Estrella de Chos Malal» nace un nuevo periódico bimensual: «El Neuquén» (1893), dirigido por José Cámpora, que también cuenta con la colaboración de Albert, como el periodista más destacado.

Se le atribuye a Francis Albert el editorial de la primera edición: “Nuestros propósitos”. “En breves palabras expresamos las tendencias que nos mueven a dar a luz esta hoja, en cuya publicación no abrigamos otras pretensiones que coadyuvar al progreso de estos apartados lugares, asaz abandonados por el gobierno general (...) existe una ignorancia completa de lo que son y lo que valen estas regiones”.

En la época que le tocó vivir era una empresa heroica la decisión de participar como periodista y cronista, se debía luchar contra muchas hostilidades: las distancias, el medio ambiente y sobre todo las dificultades de orden material; pero Albert, tesonero y duro, sostuvo que el periódico indicaba avance, progreso, civilización en el territorio y puso todo su afán para su subsistencia.

Visionario del progreso de estas tierras fomentó la colonización y formó así el Establecimiento “Llamuco” en Las Lajas.

Una vez cumplida la misión junto a Olascoaga, en lugar de alejarse de estas tierras, se radicó en su “Estancia Llamuco” y allí se dedicó a las tareas del campo hasta su traslado definitivo a Buenos Aires.

Albert no sólo desarrolló la actividad periodística, sino que a la par desempeñó importantes cargos públicos. En 1891 fue Gobernador Interino por unos meses. Por su formación y experiencia en derecho y justicia se lo designó fiscal del Juzgado Letrado del Territorio Neuquino en 1893. En 1895 fue Secretario de la Comisión Censal de Chos Malal a raíz del Segundo Censo de la República.

image.png
Chos Malal

Chos Malal

En 1903 se casó con la hija del Cnel Olascoaga, Delfina, matrimonio del que nacieron seis hijos.

En 1909 se le ofrece la Dirección de Tierras y Colonias, cargo que no acepta por no estar de acuerdo con el concepto de distribución de tierras fiscales vigentes en ese momento. Concebía la idea de que las tierras debían entregarse a los colonos que las ocupaban.

Se desempeñó como secretario en la Comisión de Fomento de la Cría Caballar, asesorando al Ejército en la compra de los equinos, al mismo tiempo integró la Superintendencia General de Hipódromos, cargo que ocupó durante quince años.

Falleció en la Capital Federal el 1 de agosto de 1938.

El Gobierno de la Provincia y el pueblo neuquino en un justiciero homenaje han impuesto su nombre a la “Sala de Prensa” de la Casa de Gobierno de la Ciudad de Neuquén.

(Trabajo presentado en el II Congreso de Historia del Neuquén, 2001. “Periodismo Neuquino. Los Hombres de la Hora Inicial”)

Elsa Esther Bezerra es miembro de la Junta de Estudios Históricos de Neuquén.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

15.789473684211% Me interesa
52.631578947368% Me gusta
10.526315789474% Me da igual
10.526315789474% Me aburre
10.526315789474% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario