El clima en Neuquén

icon
16° Temp
80% Hum
La Mañana trabajo

"Guadalupe estaba sufriendo y le dieron la espalda"

Un compañero de trabajo de Guadalupe, asesinada por ex pareja, contó cómo vivía ella, sus miedos y la cantidad de veces que pidió ayuda. ENVIADOS ESPECIALES.

Guadalupe Curual, la joven madre de 20 años, que fue brutalmente asesinada ante la vista de testigos en el centro de la localidad turística de Villa La Angostura estaba esperando tomarse las vacaciones de su trabajo para poder alejarse unos días de las constantes amenazas de su ex y pasar tiempo con su papá y sus hermanas en Villa Llanquin. El femicidio dejó sin palabras a sus compañeros y amigos.

Juan Cruz y Romina eran compañeros de trabajo de Guadalupe en el autoservicio MyC, donde ella trabajaba desde hace dos años, primero en una sucursal y luego en otra, donde estaban ellos. "Era muy laburadora, estaba en todo lo que se necesitaba, responsable en todo sentido, como madre, como compañera, como laburadora. No tengo nada que decir, re buena persona", expresó Juan Cruz, quien compartía también un lazo de amistad con la joven.

Te puede interesar...

Consultado sobre si Guadalupe contaba qué le estaba pasando, Juan Cruz manifestó que a ellos les decía lo mal que la pasaba. "Estaba sufriendo y pidió ayuda por todos lados. Tanto en La angostura como en Bariloche. Tanto en la Policía como en el Juzgado, pero sé que le dieron la espalda", confió el joven, quien agregó que la acompañó en distintas oportunidades a la comisaría, a la fiscalía y al hospital.

"En el juzgado le dieron la espalda, hay una abogada, no me acuerdo el nombre, que le trató mal dos veces, ella salía llorando. Como que no le creía", expresó Juan Cruz, indignado con la situación y falta de contención por parte de los distintos organismos a los que acudió Guadalupe.

COMPAÑEROS DE TRABAJO DE GUADALUPE.mp4

La joven había hecho seis denuncias contra su ex. En una de ellas, "la arrastró por el piso y le pegaba patadas. Ella estaba con la nena, llamamos a la Policía, pero cuando vieron que dejó de pegarle, se fueron y le dijeron que tenía que acercarse a la comisaría para denunciar, así que llamé a un taxi para que la lleve, ya que yo estaba con la moto y con la bebe ella no quería que anduviéramos en moto".

En otra oportunidad, el femicida Bautista Quintriqueo se acercó hasta el autoservicio donde trabajaban y amenazó a Juan Cruz. "Vino acá y me dijo que me iba a destripar, todavía lo estoy esperando", expresó con bronca y agregó que ese día, ella se quedó en su casa con su familia porque no quería estar sola. "Muchas veces la llevaba a la casa, la buscaba por las mañanas. Es que en el último tiempo, ella ya no se bancaba sola para el alquiler y comer porque gastaba todo el tiempo en tacho. Iba y venia en taxi a todos lados, porque no quería caminar sola", explicó su amigo y compañero.

El martes 23 de febrero, Guadalupe debía reintegrarse a trabajar, luego de estar aislada por Covid-19, pero recién le dieron el alta por la tarde. "Cuando salió pasó esto. No se puede creer aún", expresó Juan Cruz y Romina resaltó: "La noticia fue un baldazo de agua fría. Nos juntamos todos los compañeros en el otro local, fuimos al hospital y nos dijeron que ya había fallecido. Hablamos con la médica. Fue una tristeza tremenda".

femicidio-guadalupe-companeros-de-trabajo-victima02.jpg

La joven, quien la conocía de hace poco, reconoció que Guadalupe era re buena compañera, una mamá re joven y que la nena es divina. "El domingo anterior a que pasara esto, hablé con ella y nos decía que estaba bien. Acá todos sabíamos que el tipo la hostigaba todo el tiempo", expresó Romina y confió que le había pedido un colchón inflable porque en las vacaciones quería irse a acampar.

"Su sueño era hacerle el cumple de un año a su hija, que fue el 6 de febrero. Pero con lo que estaba pasando decidió no hacerlo, así que vino a casa y le llevamos un pan dulce con una velita y le cantamos el feliz cumpleaños", recordó Juan Cruz y añadió: "Al otro día se fue a Bariloche a juntarse con el papá y las hermanas que fue el 7 de febrero". "Todo lo que quería era solamente festejarle el cumpleaños de la hija y más adelante hacer el bautismo como quería. Estaba esperando con ansias las vacaciones que tenía ahora el 26 para ir al campo con su papá y que se abra la frontera para ir a ver a su mamá a Chile", expresó Juan Cruz.

Femicidio guadalupe villa la angostura

Por su parte, Arturo, su empleador, confió que la conocía desde hace dos años cuando empezó a trabajar con él en el otro comercio. También pasó por la panadería y en los últimos meses, estaba en el autoservicio, junto a Romina y Juan Cruz. "Conmigo mucho no hablaba, pero sé que con los chicos si", indicó Arturo, quien solo pudo decir que como empleada era "excelente".

"No era como otros jóvenes de su edad, ella era laburado, incluso cuando se fue al otro local, tuve que pedirle que venga a ayudar a las chicas nuevas en la panadería", expresó. Ante la noticia de su femicidio, Arturo fue contundente: "Tendríamos que haberla ayudado en vida. La marcha tendría que haberse hecho con ella viva para pedir que la ayuden".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.3622047244094% Me interesa
1.5748031496063% Me gusta
0.78740157480315% Me da igual
1.5748031496063% Me aburre
93.700787401575% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario