El clima en Neuquén

icon
16° Temp
50% Hum
LMNeuquen coronavirus

Hace la cuarentena en su hotel de Junín y sentencia: "Esta pandemia nos cambió a todos"

Marisú es dueña del hotel Ruta 234 y está pasando allí su cuarentena. Ella junto con su pareja decidieron comenzarla el 15 de marzo, 5 días antes del anuncio del Alberto Fernández.

Por Alvaro Nanton - nantona@lmneuquen.com

La soledad de un hotel, sobre el ingreso a la ciudad de Junín de los Andes, fue el lugar elegido por su dueña para hacer la cuarentena. Desde el living del lugar, en donde los ventanales exponen la vegetación patagónica, es donde María Susana Nicoletta y su esposo escucharon al presidente Alberto Fernández declarar la cuarentena el 20 de marzo. “Nosotros nos anticipamos, cancelamos todas las reservas y el 15 de marzo ya estábamos solos”, aseguró la jubilada y propietaria del alojamiento Ruta 234.

Te puede interesar...

“Marisú, por favor”, aclara la docente de 69 años, quien siente: "Esta pandemia nos cambió a todos”. “Nuestra esencia es dar un servicio de calidez y no calidad, y creo que el coronavirus cambiará la forma de trabajar”, aseguró.

En medio de las primeras olas de frío que empiezan a llegar con el otoño, Marisú “está tranquila”, a pesar de que le preocupa la economía: “La única forma de tomárselo es como si fueran unas vacaciones. Hasta ahora acá no corremos mucho riesgo porque en Junín no hay ningún caso, pero lo que aprieta es el bolsillo, en donde los ahorros se nos están consumiendo y no sé cuanto aguantará”.

04 Junín Hotel Coronavirus.png

- ¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste hablar del coronavirus?

El virus o el coronavirus existen hace mucho tiempo. Han habido pandemias hace muchos años atrás y por ahí se escuchaba. Pero la sorpresa fue el mes de marzo que estaba acá, tan cerca. Llegó muy rápido.

- Y…¿la primera vez que el virus afectó en tu vida?

Nosotros el día 7 u 8 de marzo empezamos a estar más atentos. El 3 se había registrado el primer caso en Argentina y ahí nos alarmamos un poco. Y, a pesar de que la OMS (Organización Mundial de la Salud) no la había categorizado como una pandemia, nosotros por motus propio decidimos cerrar nuestro establecimiento el 15 de marzo.

- ¿Por qué tomaron esa decisión?

Fue en una conversación con nuestros hijos que comenzaron a preocuparse. Ellos nos concientizaron un poco y tienen razón, corríamos peligro. Entonces tomamos la decisión de cerrar el hotel y venirnos a hacer el aislamiento.

- ¿Por qué en el hotel y no en su casa?

Es que en el hotel tenemos más verde, más luz, más visuales, más naturaleza y podemos salir a caminar por el patio. Estar acá es realmente bello y uno no se siente tan encerrado como si me hubiese quedado en casa. Pero también hay que decirlo: vinimos acá para adelantar trabajo. Hacer esas cosas o arreglos que siempre quisimos mejorar y por tiempo o energía no pudimos.

05 Junín Hotel Coronavirus.png

- ¿Mucho tránsito por la Ruta 234?

Nadie. La verdad no vemos a casi nadie pasar y eso que estamos enfrente.

- ¿Cómo hacen para ir al supermercado?

Nosotros estamos en el ingreso a la ciudad, no estamos lejos del centro. Pero intentamos ir dos veces por semana a comprar lo necesario.

- ¿Y cómo ve a Junín? ¿Respeta el aislamiento y las recomendaciones?

Sí, se respeta mucho. Y es por eso debe ser que no hay casos, ¿no? La gente acá es muy respetuosa, todos con barbijos, con el distanciamiento social necesario y sin desabastecimiento en los supermercados. Eso creo que es importante aclarar.

Junin02.png

Marisu es parte de la historia de la localidad. Su familia llegó en 1930, cuando empezaron con la hotelería. Entre 1950 y 1970, ella se crío con la atención al público en el hotel Amancay, en pleno centro de la ciudad de Junín.

03 Junín Hotel Coronavirus.png
Hotel Amancay, en el centro de la ciudad en la década del 60.

Hotel Amancay, en el centro de la ciudad en la década del 60.

Luego, abandonaron ese proyecto para crear el Hotel San Jorge, una obra “faraónica” que fue alentada por el Gobernador de ese entonces, Felipe Sapag. Era un establecimiento gigante, con gran cantidad de habitaciones y que le perteneció a la familia hasta 2006, cuando fue vendido. El siguiente y actual hotel fue Ruta 234, que es donde Marisu cumple la cuarentena y es dueña del mismo.

02 Junín Hotel Coronavirus.png
Hotel San Jorge, imagen tomada en 1970 (Archivo Histórico de Junín de los Andes).

Hotel San Jorge, imagen tomada en 1970 (Archivo Histórico de Junín de los Andes).

- Desde el 15 de marzo hasta ahora, ¿alguien vino a hospedarse o quiso una reserva?

Sí, llamaron, enviaron mail y hasta se aparecieron por aquí. Fue en los primeros días, pero siempre dijimos que estábamos cerrados. Y nunca estuvo eso en duda.

- Y desde la Municipalidad, en algún momento, ¿se contactaron con ustedes para utilizar sus habitaciones para pacientes del COVID-19?

Desde la parte oficial, nada. En un momento empezó a circular dentro de los hoteles si estábamos dispuestos a transformar habitaciones para personas que podrían estar recuperadas, pero ningún hotel de acá se ofreció. Me parece que se prepararon en algunos albergues, pero cómo nadie lo necesitó no sabría detallarte.

- ¿Recibiste alguna visita inesperada?

Animales -dijo sonriendo-. Vinieron algunas liebres, pero lo que más escuchamos son los ciervos. Está terminando la época de la brama, pero lo hemos escuchado muy cerca y nos llamó la atención.

01 Junín Hotel Coronavirus.png

Los hoteles de Junín, como los de la zona aledaña, tienen meses altos de concurrencia de huéspedes. La ocupación de las camas es mayor entre noviembre y abril, que es cuando está la temporada alta de pesca. De esos seis meses, en este 2019-2020 sólo tuvieron los primeros cuatro y se “congelará el movimiento hasta después del invierno”.

- ¿Qué es lo que más sufrió el sector hotelero?

El haber cerrado las puertas de un día para otro ocasionó muchos inconvenientes. Muchos proyectos quedaron truncos. De un día para el otro, se bajó la persiana y quedamos a la espera de una fecha que no sabemos cuándo se podrá abrir.

- Y, ¿cómo es su situación en particular?

Nosotros estamos tratando de ver cómo pagar las facturas que están llegando. Hay servicio que no lo hemos cortados, como el wifi que es un gasto importante. Todo los servicios del hotel están funcionando, con el mínimo uso. Pero gasta. Se está pagando Ingresos Brutos (IIBB), el iva, los sueldos de los dos empleados. Pagamos todo. No sé hasta qué momento podrán aguantar nuestros ahorros.

- ¿Cómo te ves de acá a un mes?

No lo sé y nadie lo puede imaginar. Todo es una incertidumbre… porque te van corriendo todo. Yo me lo tomo con calma, pero es para preocuparse.

Junin01.png

- ¿Cuál es la fecha que crees que se resolverá todo?

Esperemos que para noviembre que es cuando arranca la temporada fuerte. Antes va a ser difícil, aunque ahora dicen que las aerolíneas no van a funcionar hasta septiembre. No lo sé, lo que sí la gente también está muy expectante.

- ¿Crees que la pandemia nos cambiará?

Yo creo que va a cambiar a todos y creo que al funcionamiento del hotel también. No sé si va a ser para mejor, ya que nosotros tenemos un hotel de manejo muy familiar. Y entiendo que después de la pandemia vamos a estar un poco más distantes, desconfiando de todo y buscando la lejanía con los desconocidos. Y todo esa va un poco en contra de nuestra esencia, que se basa en la calidez y no en la calidad.

- En ese contexto, ¿crees que podrán transmitir su calidez en la distancia?

Sí, claro. Nuestro huéspedes y la gente que nos conoce sabe, por eso siempre nos eligen. Y también siento que la calidez está en cuidarnos y si el cliente se siente cuidado hay una cierta calidez y seguridad en la relación.

La jubilada de 69 años sigue pensando en la vuelta. Mientras descansa y hace los arreglos necesarios para mantener el hotel, piensa: “Hay algunas cosas que me dan vueltas, por ejemplo el tema del desayuno cuando volvamos a abrir. Vamos a tener que llevar a la habitación y cambiar un montón de cosas. Al final esta pandemia vino para cambiarnos”.

En su natal Junín, Marisú reflexiona y disfruta: “Nosotros ya estamos grandes y lo que tenemos que hacer es cuidarnos, como siento que lo está haciendo toda nuestra localidad”.

- Si tendrías que describirnos en una palabra a Junín de los Andes, ¿cuál sería?

El valle de la cordialidad.

- ¿Por qué?

Junín tiene un slongan, que creo que en estos momentos se lo cambiaría porque la gente recibe bien, es muy cordial y tiene todos los servicios que se puede encontrar en todos lados.

04junin.png

Marisú Nicoletta está convencida de que esto pasará, pero siempre se centra en la salud: “Cuando todo vuelva yo también voy a tomar mis precauciones porque soy una persona grande”. Y desea cerrar con un mensaje de esperanza: “Hay que tomárselo con mucho optimismo. Vamos a darle para adelante y esperemos que esto se termine pronto o muy pronto. Lo importante es llegar sanos y bien, que aquí en noviembre estaremos firmes”.

Más historias en

LEÉ MÁS

El coronavirus en Mariano Moreno: "Estamos todos guardados"

"Tenemos un aislamiento físico, pero no emocional"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

50% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
50% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario