Hay $10 millones en obras que debe definir cada barrio

Es plata del presupuesto participativo de la ciudad que llegará a las vecinales.

Andrea De Pascalis

depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El Municipio volverá a destinar este año casi 10 millones de pesos a las 45 comisiones vecinales que están activas en la capital provincial. Lo hace mediante el presupuesto participativo, un mecanismo a través del cual cada una recibirá unos 210 mil pesos. El objetivo es que los mismos vecinos decidan qué hacer con esa plata.

Como la decisión no la toma sólo el presidente de cada comisión y los pasos para obtener los fondos demandan tiempo y organización, no todas las vecinales acceden a esta ayuda. En promedio, año a año se observa que hay un 30 por ciento de los barrios que no piden este dinero.

Según las estadísticas del Municipio, en 2015 se terminaron 23 obras con esta plata, aunque el total fue de 33 vecinales que presentaron propuestas que siguen en marcha. En 2016 ya se registraron 32 actas de asamblea con los acuerdos de obras, pero aún no arrancó ninguna de ellas porque están en los procesos administrativos previos.

Alcanza, pero falta

Para los vecinalistas no es tarea sencilla embarcarse en estas gestiones porque requieren un acuerdo unánime de todos los que conforman la comisión y el apoyo de otros 20 vecinos que deben participar de la asamblea. Además, deben pedir presupuestos y acompañar el proceso de obra.

A pesar de estos esfuerzos, reconocen que es una ayuda importante para ejecutar en el barrio obras que de otra manera no se realizarían, pero advierten que muchas veces no alcanza para levantar todo lo que se piensa.

Marcela Irañeta, subsecretaria de Gobierno y Relaciones Institucionales del Municipio, dijo que cuando el dinero no alcanza se les pide que planteen las obras en etapas, para ejecutarlas en diferentes momentos. Otras veces, cuando lo que falta es muy poco para completar, la comuna ayuda con el final del proyecto. Aclaró que, si una comisión no presenta proyectos, el dinero del presupuesto participativo se pierde, no es acumulable: “Si presentan la propuesta y no se pudo hacer ese año, no pierden la plata; si no presentan nada, pierden la suma”, dijo.

“En 2015 colocamos 25 cestos de basura comunitarios en el barrio. Fue importante porque lo necesitábamos. Este año vamos a mejorar un espacio verde abandonado. En 2014 habíamos presentado una propuesta, pero como fue un año de elecciones no sabemos qué pasó y nunca nos dieron el dinero”. Julia Castro. Presidenta de Parque Industrial

“Nos parece bien decidir sobre nuestro barrio. Estaría bueno seguir participando en qué obra hacer, pero no estar nosotros detrás de las obras y poniendo firmas en los recibos: es el Municipio el que paga”.Susana Gutiérrez. Presidenta de Cumelén

“En 2015 hicimos el playón deportivo, pero no alcanzamos con la plata. No pudimos cerrar ni iluminar, pero el Municipio nos prometió que lo va a hacer. Para 2016 vamos a terminar otro playón deportivo de la vecinal”. Miguel Figueroa. Presidente de Hibepa

Un trampolín

para la políticaMuchos políticos, concejales, funcionarios y diputados dieron su primer paso en el mundo de la política al frente de una comisión vecinal. Algunos hacen valer su poder de influencia sobre una determinada porción del electorado. El presupuesto participativo es una herramienta de cada vecinalista y de quienes los acompañan en una comisión, para decidir qué obras concretar. Por eso este monto transferido de forma anual se convierte muchas veces en una disputa que termina en peleas y otras en la imposibilidad de avanzar en la obtención de esta ayuda.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído