Intimidad y sexo en las redes

Se filtraron nuevas fotos prohibidas de Fátima Flórez y su marido. "El que me hackeó tiene 100 fotos y videos", dijo.

Es un calvario. Una vez más, Fátima Flórez fue víctima de los hackers que, según la imitadora, “cada vez que hace ruido” vuelven a la carga y filtran fotos prohibidas de ella y su marido. Esta vez en las redes sociales de viralizaron varias imágenes en las que la pareja se encuentra teniendo relaciones. La artista que brilla en Showmatch realizó ayer una tanda de mensajes vía Twitter en los que expresa que la situación la sigue afectando fuertemente, aunque se muestre con la entereza como para afrontar la exposición. “Es una novela de terror. No me van a derrumbar. No les daré el gusto. Cada día seré más fuerte porque tengo la conciencia limpia y ellos no”, escribió Fátima.

Sobre las fotografías que salieron a la luz, la rubia indicó que son de una etapa pasada. “Todo fue en nuestra intimidad. En esa época nada se sabía de hackers ni nada. Es una pesadilla, hecha por alguien siniestro y sin corazón”, fue otro de los tantos tuits que publicó. Luego, en su catarsis tuitera agregó: “Me duele por los chicos y la gente de bien que lo verá y que tengan esa imagen mía. Fue un juego íntimo que borramos y creímos sepultado”.

Un castigo

Fátima también reveló que la persona que la hackeó tiene mucho más material en sus manos. “Hablan por hablar. No me hackearon otra vez. El que me hackeó la otra vez tiene como 100 fotos y videos, y me castiga cada vez que hago ruido”, escribió la imitadora en la red social del pajarito.

La comediante, por último, recomendó a la gente que no se grabe ni se filme porque es muy fácil violar la intimidad de la gente. “Le recomiendo a la gente que nadie se grabe ni se filme porque evidentemente es muy fácil acceder a datos de otras personas”, concluyó.

Sin paz. “Cada vez que hago ruido me vuelve a castigar”, explicó la imitadora que brilla con Tinelli.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído