Juicio Escuelita VI: "Mi esposo, a pesar de las torturas, no entregó a nadie"

Lo afirmó Teresa Oliva, secuestrada en julio de 1978 con su marido, el periodista Enrique Esteban.

Por Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

“Fueron las acciones y publicaciones de los periodistas durante tres meses lo que nos salvó”, afirmó Teresa María Oliva, esposa del periodista Enrique Esteban, quien se desempeñaba como corresponsal del diario Clarín en Neuquén, y también ella víctima de la represión, durante su declaración en el sexto juicio por delitos de lesa humanidad, en el que están acusados ocho ex jefes militares y miembros de Inteligencia del Ejército y Gendarmería.

Te puede interesar...

Durante más de dos horas, Oliva relató lo ocurrido a partir del 23 de julio de 1978, cuando fueron secuestrados antes de ingresar a su casa en el barrio Alta Barda. Además, describió las constantes amenazas telefónicas recibidas en su casa luego de ser liberados. En su caso, la mujer que se desempeñaba en el área de prensa de la gobernación fue liberada el día después del secuestro; en tanto, Esteban estuvo desaparecido tres meses en un lugar supuestamente de la Marina, cerca de Bahía Blanca, donde fue golpeado y torturado “dos y hasta tres veces por día”.

Juicio-la-escuelita-VI-Teresa-María-Oliva-página-4-2.jpg

Oliva relató que quienes participaron del secuestro se identificaron como pertenecientes a Coordinación Federal y que los metieron en autos separados. Señaló que fue vendada, “me dijeron que si me sacaba la venda iba a ser boleta”. Fue interrogada y sus captores le pedían un listado de personas que conocía. “Me preguntaban por una suma de dinero que mi esposo le habría entregado a Luis Borri, militante político perseguido por la dictadura. “Después me dijeron que iban a trasladarme, eso me asustó porque pensaba que me iban a torturar. Además, estaba preocupada por mis dos hijas, que tenían 2 y 3 años y habían quedado en casa”, contó.

La mujer relató que fue liberada al otro día en cercanías a Ingeniero Huergo. “Estaba muy desorientada, me animé a parar un auto que me llevó hasta una terminal donde tomé un colectivo hasta Cipolletti”.

Una vez en Neuquén, Oliva denunció el secuestro de su marido y presentó un habeas corpus. “Empezó una historia de tres meses con la ayuda de periodistas que se pusieron a disposición y arriesgaron su vida para que la desaparición de Enrique se hiciera pública”.

Juicio-la-escuelita-VI-Teresa-María-Oliva-página-4-4.jpg

Durante ese tiempo, dos veces por semana Oliva se dirigía al Comando de la VI Brigada de Infantería de Montaña para saber el paradero de su marido. “Iba al Comando y me entrevistaba con el general (José) Sexton, el mayor (Carlos) Guiñazú, y cuando ellos no estaban, con el coronel (Rubén) Castelli y (Oscar) Reinhold”, estos dos últimos, imputados en esta causa.

A principios de octubre de 1978, Esteban apareció atado y amordazado en un vehículo en una ruta en cercanías de Tres Arroyos. Oliva relató: “Cuando lo liberaron adentro de un baúl de su auto había perdido 23 kilos de peso y estaba con la misma ropa que tenía el día del secuestro”.

“Cuando nos reencontramos, Enrique me dijo que a pesar de las torturas no entregó a nadie, porque las listas de nombres que les daba a los torturadores eran de compañeros que estaban muertos”, contó Oliva.

Juicio-la-escuelita-VI-Teresa-María-Oliva-página-4-3.jpg

Precisó que tras la liberación recibieron varias amenazas por teléfono. “En febrero de 1979 lo llaman, reconoció la voz de uno de sus secuestradores quien le dijo que le daban 48 horas para dejar Neuquén”. “Nos trasladamos a Buenos Aires con nuestras hijas. Las amenazas continuaron hasta 1983”. Esteban murió en 1990.

El coraje de Felipe Sapag y su hija

El día después a su liberación, Teresa Oliva recibió la visita del ex gobernador Felipe Sapag y de su hija Silvia. “Me emocionó verlo, se arriesgó a venir. Él había perdido a sus hijos. Siempre reconocí ese gesto”, relató. La sorpresa fue mayor porque al mismo tiempo llegaron a la casa de Oliva el general Sexton y el mayor Guiñazú para decirle que el Ejército no tenía que ver con el secuestro de Esteban.

LEÉ MÁS

Juicio Escuelita VI: comienzan las declaraciones de las víctimas

Juicio Escuelita VI: los ocho imputados no declararon

Escuelita VI: un nuevo capítulo sobre la represión durante la dictadura

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído