Juicio a Nahir: piden que su vecina quede imputada

Es por falso testimonio. Declaró que Pastorizzo era violento.

Entre ríos. El 11 de enero pasado, poco menos de dos semanas después de que Fernando Pastorizzo recibiera dos tiros en el tórax por parte de Nahir Galarza, María Inés Correa se presentó ante el fiscal Sergio Rondoni Caffa para contar su versión de los hechos. Pidió hacerlo bajo identidad reservada porque ya la habían llamado periodistas y se negó a que su testimonial fuese filmada, no deseaba ser expuesta. Correa había vivido casi toda su vida en la calle Providencia, a una cuadra de la zona de boliches de Gualeguaychú, justo enfrente de los Galarza y su hija Nahir. Ayer, el abogado querellante Rubén Virué -que representa a Silvia Mantegazza, madre de Pastorizzo- pidió al tribunal que Correa sea acusada de falso testimonio.

Su declaración, a simple vista, apuntaba a beneficiarla totalmente luego de que Nahir confesara haber matado a Pastorizzo para luego modificar su indagatoria y asegurar que los tiros de la pistola de su padre policía que mataron a su supuesto novio se escaparon por accidente. Correa retrató a Pastorizzo como todo lo contrario de lo que lo describieron sus padres y amigos, como un violento serial que llegaba en su motito a la madrugada para “acogotar” y “cachetear” a Nahir, insultarla y denigrarla. Aseguró que Pastorizzo llegó en su moto para llevarse a Nahir de su casa la madrugada del 29 de diciembre día en que luego apareció muerto, y que tenía algo parecido a un arma en el cinto. Todo cerraba, al menos para aminorar la carga de culpa de Nahir, o eventualmente absolverla.

Ayer por la mañana, Correa se presentó en el tribunal que juzga a Nahir, dispuesta a ratificar sus dichos. Nahir lloró mientras su vecina de toda la vida hablaba ante los jueces, mientras decía que venía a declarar “¡espontáneamente y no correspondo a ninguna de las partes, que quede claro!” ya que habían dicho en Gualeguaychú que era “una testigo comprada” y que “la escracharon en los medios”.

Sin embargo, no fue todo tan fácil para Correa. Hubo quienes se rieron en la sala al oírla declarar aunque no haya hecho ningún chiste, otros se miraron azorados. “Serias contradicciones entre su relato en juicio y ante la fiscalía”, dijo al final de su testimonio el querellante Juan Carlos Peragallo, la misma mañana en que Meliana Kroh, tía materna de Nahir, hiciera su aparición como testigo para negarse a declarar e irse.

“Yo escuchaba que Nahir decía: ‘Soltame, soltame, dejame en paz’”, aseguró la vecina, que pensó en ir con sus padres “pero Nahir me lo prohibía, porque Fernando la iba a golpear más” aunque le había asegurado hablar del tema con su abuela paterna.

36.000 mensajes en Whatsapp

Son los que encontraron las distintas áreas de tecnología en el celular de Nahir Galarza. Además, en el dispositivo había 2285 contactos, 233 conversaciones y 6 mil mensajes de texto.

La declaración de María Inés Correa beneficiaba a Galarza y retrató a Fernando Pastorizzo como un violento serial que insultaba y golpeaba a la chica.

“Será responsable si me suicido”

Luego de que se conozca la existencia de un video en el que tendrían relaciones sexuales Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo, el cual fue encontrado en el mail de la víctima y requerido a la exhibición por el querellante Juan Carlos Peragallo con el fin de reforzar el vínculo que existía en la pareja, la chica le gritó -según el periódico local El Día- al fiscal Rondoni Caffa: “¿Es necesario que muestre ese video? ¿Por qué lo quiere mostrar? Si usted muestra ese video, va a ser el responsable de que yo me suicide”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído