El clima en Neuquén

icon
10° Temp
89% Hum
La Mañana policías

Juzgan a 2 policías por "tatuarle" el número 41 a un detenido con un cortaplumas

Un tercer efectivo zafó por aceptar su responsabilidad y fue condenado a 3 años en suspenso por la brutal golpiza a tres jóvenes, en marzo de 2019.

Ante un alerta de vecinos de Altos del Limay sobre sospechosos que merodeaban las casas del barrio, un móvil se acercó a la zona e identificó a los ocupantes. Pero en ese momento, tal como denunciaron los tres jóvenes, la situación se tornó agresiva. Los golpearon con los puños y las escopetas, a la vez que a uno de ellos, le marcaron el número 41 en la espalda. La golpiza continuó en la Comisaría 41, por lo que ahora dos efectivos enfrentarán un juicio por lesiones y vejaciones; mientras que el tercero ya fue condenado a 3 años de prisión en suspenso.

A fines de marzo, más precisamente el 29 de ese mes, se realizó vía videoconferencia una audiencia donde la fiscal Valeria Panozzo solicitó que Sebastián Chavarria y Miguel Morales sean juzgados por los delitos de lesiones leves (dos víctimas) y lesiones graves (una víctima) agravadas por ser cometidas por policías en abuso de sus funciones y vejaciones en perjuicio de tres jóvenes (de apellidos Garrido, Sepúlveda y Vásquez), a quienes habían detenido en la vía pública tras ser alertados por vecinos de su accionar sospechoso.

Te puede interesar...

La fiscal aclaró que solo se realizaría respecto de esos dos efectivos, ya que sobre el tercero cabía la posibilidad de que se realice un acuerdo pleno. Así sucedió el 7 de abril cuando se presentó el mismo ante el juez de garantías Gustavo Ravizzoli y por el cual el tercer efectivo policial, Walter Elgueta, aceptó su responsabilidad por los mismos delitos y la pena que se le impuso por 3 años de prisión de cumplimiento condicional e inhabilitación especial por igual plazo para no efectuar tareas o funciones de seguridad, custodia o cuidado de internos en la fuerza policial.

fiscal valeria panozzo.jpg

En este sentido, la representante del Ministerio Público Fiscal indicó que pesa la misma calificación sobre los tres y a continuación relató la teoría del caso en cuestión. El hecho comenzó el 30 de marzo de 2019, alrededor de las 21, cuando un móvil policial patrullaba por el barrio Altos del Limay y es alertado por una vecina sobre unas personas a bordo de un Chevrolet Agile de color gris que estaban intentando ingresar a distintas viviendas del sector.

Ante este aviso, se irradió el alerta a los demás móviles y a los minutos, lograron ubicar al auto en cuestión. "Allí los obligaron a bajarse del vehículo apuntándoles con su arma, indicándoles que se colocaran sobre el capot de su auto mientras los agredían con golpes de puño, patadas y golpes con la escopeta, grabándole con un elemento punzo cortante, similar a una cortapluma, el número 41 en la espalda a uno, efectuando cortes lineales en sus brazos cuerpo y espalda, apoyando las escopetas en la cara mientras le decían que eran Fredy y Jeison de la 41. Esta agresión continuó incluso cuando ya estaban esposados", expresa la teoría fáctica.

En ese momento, arribó otro patrullero y se realizó el traslado de los detenidos a la comisaría, ubicada en calles Remigio Bosch y Alfonsina Storni del barrio Don Bosco. La fiscal agregó que una vez allí, "continuaron con la golpiza, en el sector del pasillo y celda" y que toda la agresión se enmarcó en la demora y detención de las víctimas en el marco de una causa que fue calificada como robo simple.

Luego detalló que producto de los golpes y lesiones, Garrido y Vázquez sufrieron múltiples lesiones en el rostro, en ambos pabellones auriculares, en torso, espalda y ambas piernas, que lo mantuvieron alejado de sus tareas habituales por menos de un mes; mientras que Sepúlveda, además, también sufrió una fractura de costilla lateral derecha con hemotórax que puso en peligro real su vida.

Pese a la oposición de los defensores particulares de ambos acusados, quienes argumentaron que la prueba no era suficiente para poder sostener una acusación contra sus defendidos, tras un cuarto intermedio de dos días para analizar lo desarrollado, el magistrado resolvió elevar la causa a juicio contra Sebastián Chavarría y Miguel Morales. Ahora la Oficina Judicial deberá fijar fecha y hora para la realización del juicio de responsabilidad, donde se espera que fiscalía, querella y defensa realicen un amplio debate y se de una acalorada discusión.

Lo cierto es que ahora, la parte acusadora cuenta con un punto a su favor. El tercer efectivo implicado en la causa reconoció su participación y aceptó una condena por el mismo hecho.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.3953488372093% Me interesa
19.767441860465% Me gusta
5.8139534883721% Me da igual
10.46511627907% Me aburre
57.558139534884% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario