La economía orientada a un círculo virtuoso

POR PABLO CERVI / Integrante de los equipos técnicos de Cambiemos en Neuquén

La diversificación productiva en la provincia de Neuquén es más un tema de conversación que un hecho concreto, nadie tiene claro qué ni cómo hacerlo.

Si lo pensamos en términos de desarrollo económico, deberíamos analizarlo en función de las personas, de cómo generar un ambiente donde los habitantes de nuestra provincia puedan desarrollarse. Con una mejora de su bienestar, generando acuerdos en base a consensos con una mirada de “estadista” de largo plazo, pensando en las generaciones futuras. Para lograr una diversificación “sustentable”, es necesario trabajar en la competitividad sistémica, en sus pilares, como la institucionalidad público-privada, la infraestructura, carga fiscal, educación y capacitación, temas laborales, desburocratización y la seguridad jurídica. Ya que un ambiente competitivo facilita el desarrollo de actividades y, fomenta el emprendedurismo.

Te puede interesar...

Se puede lograr una diversificación productiva, con actividades competitivas y basadas en la innovación con generación de conocimiento a través de la investigación y desarrollo (I+D). Debemos diferenciarnos a través de la calidad y marca Patagonia, salir de la competencia por bajo costo porque no los tenemos.

La diversificación se va a dar en cuatro planos: 1) Ingresos: la provincia es dependiente de los hidrocarburos (regalías, impuestos). 2) Actividades productivas: promover una nueva forma de producir, para generar nuevas fuentes de trabajo, corriéndonos de las variables internacionales de los hidrocarburos. Fomentando la exportación y el agregado de valor de lo producido en la Provincia. 3) Mercados: tener una política pública real que acompañe a los empresarios y emprendedores a abrir nuevos mercados. 4) Zonas: potenciar la capacidad de cada rincón de la provincia. Produciendo lo que el mercado está demandando en base a la capacidad de cada región. Desarrollar infraestructura, que posibilite la competitividad en el interior bajando costos de vida, logística y, generando condiciones para que la gente joven y talentos se queden en las localidades.

Hay que hacer que las cosas pasen, planificando y analizando las actividades con el concepto de “cadena de valor”, entendiendo que el Estado debe estar al servicio de los contribuyentes, facilitando los procesos, desburocratizándolos. Analizar las cadenas de valor permite detectar eslabones débiles, o corroídos/corrompidos, en los cuales se puede intervenir, logrando efectos exponenciales. La realidad de Neuquén hoy es que estamos ante una “gran” oportunidad, al tener Vaca Muerta en nuestro territorio, pero es importante “blindar” los ingresos provenientes de recursos no renovables, para que no sean destinados a cubrir gastos corrientes del Estado provincial, sino para generar infraestructura y promover las actividades productivas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído