El clima en Neuquén

icon
21° Temp
28% Hum
La Mañana Barco

La emotiva historia de Barco, la joyita que la rompe en Boca

El juvenil, una de las figuras en el empate ante Banfield, proviene de una familia humilde. Su amor por el fútbol y el sacrificio de sus padres respaldaron sus sueños.

Detrás de la vida de cada jugador hay, claro una historia de sacrificios, de esfuerzos pocas veces conocida y que saltan a la luz cuando un golpe de suerte o el buen momento los pone en la vidriera del profesionalismo. Valentín Barco, la joya de Boca tiene la suya obviamente.

Su gran actuación en el empate frente a Banfield (0-0) por la segunda fecha de la Liga Profesional lo puso en foco, en el centro de todas las miradas circunstancia que permitió conocer más de cerca otros aspectos por fuera de sus habilidades futbolísticas.

Te puede interesar...

Si bien había debutado ante Unión, volvió a destacarse frente al Taladro y tuvo que salir reemplazado por un calambre. Con apenas 17 años es una de las grandes promesas del Xeneize e incluso ya su puso la camisera de la Selección Argentina.

https://twitter.com/JulianLeiras/status/1419113113287340032

El pibe nacido en Veinticinco de Mayo, provincia de Buenos Aires, es producto de la categoría 2004 y juega como lateral izquierdo, una posición que en el fútbol argentino a diferencia de los brasileños no tiene tantos cracks.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1419055292067631106

Valentín llamó rápidamente la atención por su velocidad y técnica, características que empezó a forjar en sus épocas de delantero en el club Sportivo de su ciudad natal y que evidenció en el empate frente al Taladro.

Al llegar a Boca, cuando tenía nueve años, cambió de puesto y empezó a jugar de tres.

La prueba inicial se la tomó Ramón Maddoni, gran descubridor de talentos, el 13 de diciembre de 2013. Rápidamente se destacó y fue mirado por las selecciones juveniles, donde ya integró la Sub-13 y Sub-15. Pero antes, él y su familia hicieron mucho sacrificio detrás del sueño de jugar al fútbol.

Es que la joven promesa que hoy es realidad pura, estuvo

tres años sin poder estar en la pensión y eso lo obligó a hacer 450 kilómetros en el Renault 12 de su padre, ida y vuelta entre Veinticinco de Mayo y Buenos Aires, trayecto que hacían cuatro veces por semana.

"Había veces que no teníamos nada de plata. Tenemos para el gas y el peaje. Vamos y llevamos el mate', le decía yo. 'Sí, ma, vamos'. Ha ido hasta con fiebre a entrenar, vomitando...", relató tiempo atrás su madre Patricia al medio Convergencias.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.8039215686275% Me interesa
82.352941176471% Me gusta
3.921568627451% Me da igual
3.921568627451% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario