La novia del rugbier dijo que no quiso atropellarlo

Mendoza. Julieta Silva, imputada por el crimen de su novio, el rugbier Genaro Fortunato, a quien atropelló con su auto a la salida de un boliche de la ciudad mendocina de San Rafael, declaró en la primera audiencia del juicio y ratificó que no tuvo intención de matarlo. Dijo que no vio a la víctima y que pensó que había atravesado un pozo en el momento en el que lo arrolló. “Tuve sensación de haber pisado un pozo, no lo vi a Genaro tirado en el piso”, expresó Silva, de 30 años, en un extenso relato que interrumpió más de una decena de veces por llantos.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído