La periferia del centro, muy codiciada para estacionar

Para no pagar, muchos dejan el auto a metros del límite, donde vale todo.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Muchos neuquinos se quejan de que el transporte público es malo y prefieren moverse en auto. Pero la mayoría se resiste a pagar los 9 pesos por hora que se cobran por dejarlo en gran parte del centro desde hace dos meses. Por eso, cada vez más conductores buscan la zona de la periferia, donde es gratis y no hay que caminar demasiado.

En esa codiciada franja de tres cuadras de ancho que rodea al estacionamiento medido, los coches están pegados uno contra otro desde muy temprano. Y, cuando ya no cabe una rueda más, aparecen los imprudentes que dejan su vehículo en cualquier hueco, así sea una ochava, una rampa para discapacitados o la parada del colectivo.

La zona preferida por los que buscan escapar al estacionamiento medido va de Jujuy a Brentana al oeste, del corredor Elordi-Talero al de Antártida Argentina-Islas Malvinas en el norte, y desde la Ruta 22 hasta Beltrán y su continuación Ricchieri hacia el Sur. El límite del este es irregular, al igual que el perímetro del sector donde se cobra: va de Mendoza a Camino y, pasando de las vías, de Bahía Blanca a Winter.

Son en total unas 300 cuadras en forma de rectángulo que marcan la frontera entre la zona controlada por la concesionaria SEIN y la parte de la ciudad que ya no resulta atractiva para el que trabaja o hace trámites en el centro.

La batalla por un lugar en esa periferia comienza a las 7. A esa hora, los madrugadores eligen los estacionamientos con sombra más próximos al límite con la zona medida. Para las 8 ya no hay lugar en la primera cuadra cercana al centro y los conductores empiezan a acomodarse en la segunda y la tercera. A las 10 ya sólo quedan algunos espacios desperdigados, que rápidamente se llenan.

Como esta zona es mayormente residencial, con pocas oficinas y comercios, muchos frentistas mantienen una batalla cotidiana contra los automovilistas. Están los que pintan de amarillo el cordón por su cuenta para espantarlos y los que directamente vigilan y los corren apenas hacen las primeras maniobras para estacionar.

María Antonia, de Cipolletti, contó que ella tiene un sitio "reservado" por una amiga para no dar vueltas y vueltas. "Es una señora que vive sobre Entre Ríos y trata de guardarnos lugar, aunque a veces no le hacen caso y ni el hijo puede estacionar en su casa", dijo.

Basta una recorrida por la franja que rodea la zona medida para comprobar que las calles quedan abarrotadas de vehículos desde media mañana. Si alguien deja un lugar libre, no pasan más de 30 segundos para que otro lo reemplace. Cerca del mediodía es frecuente encontrar al menos un coche en doble fila por cuadra y varios en infracción.

Lo llamativo es que, más allá de ese espacio codiciado, sobran los espacios libres. Pasando las 10 cuadras a la redonda del monumento a San Martín, cualquiera puede darse el lujo de estacionar donde quiera. Pero casi no hay conductores que elijan esa opción, como si caminar un rato produjera más rechazo que los $9 por hora o la posibilidad de una multa.

Testimonios

"Te levantás a la mañana y no tenés lugar. Si viene alguien a casa, no tiene dónde estacionar. Siempre hubo autos, pero cambió mucho con el estacionamiento medido: primero fueron más y ahora está lleno siempre".
Ada
Vecina que vive sobre la calle Entre Ríos casi Alderete

"Trato de evitar todo lo posible venir al centro para no estacionar. Pago por internet porque odio el centro, así sea en la parte con estacionamiento medido o más acá. Me ha pasado de dar vueltas media hora y no llegar porque ya cerró el banco".
Victoria
Conductora que logró dejar el auto en Islas Malvinas y Santa Fe

"Siempre evito el centro porque es una locura, pero afuera del estacionamiento medido es lo mismo porque también está saturado. Estás 20 minutos para conseguir lugar. Igual, no me queda otra porque tengo que hacer reparto".
Cristian
Comerciante que estacionó en el playón sobre calle Lastra

Se viene un nuevo sistema medido

NEUQUÉN
A fines del año pasado, el Ejecutivo municipal acordó con los concejales que se haga un nuevo llamado a licitación del estacionamiento medido, con un esquema de tarifas progresivo, de modo que sea más barato para el que deja el auto menos tiempo.

Se llegó a ese acuerdo luego de que el intendente Horacio Quiroga informara que iba a rescindir la concesión a la empresa SEIN de mutuo acuerdo. Indicó que el contrato vigente no conformaba a ninguna de las partes. Para la firma, las demoras en la actualización de la tarifa dificultaban el funcionamiento y, para la comuna, el sistema no cumplía el objetivo de promover la rotación de autos.

Tras varias reuniones con los concejales, se autorizó por ordenanza la caducidad del contrato, pero se definió que SEIN seguirá cobrando hasta la nueva licitación, donde también podrá presentarse como oferente.

Aunque falta definir la letra chica, hubo consenso en que el nuevo esquema tendrá una tarifa gradual, que será más cara para el que esté más tiempo. La convocatoria para la nueva concesión aún no tiene fecha.

CIFRA
7500 lugares hay para estacionar y son muy requeridos por los neuquinos.
Estos espacios disponibles en las tres cuadras alrededor del estacionamiento medido es una de las franjas con más demanda tras el aumento de la tarifa. Dejar el auto en esta zona es una tarea casi imposible, sobre todo durante las primeras horas del día y después del mediodía. A las 20 se termina el cobro.


Cambios
Un 65% más caro

El 4 de enero de este año, la tarifa del estacionamiento medido pasó de 5,50 a 9 pesos, un 65% más. El argumento que esgrimieron desde la concesionaria SEIN para pedir este incremento es que el arancel llevaba dos años congelado. Con la nueva tarifa, aumentaron los conductores que buscan lugar en la periferia del centro. Así, estacionar en la franja que rodea a la zona arancelada se volvió casi tan caótico como dejar el auto a pocos pasos del Monumento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído