La Sirena, en alerta roja por el desembarco de los narcos

Hay 4 kioscos que jaquean al barrio. La vecinal, indignada, da pelea.

Guillermo Elia
guillermoelia@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- La tranquilidad del barrio La Sirena está en jaque por las drogas y los delincuentes que se han mudado al sector, en algunos casos a viviendas que les alquila el Ministerio de Desarrollo Social, por lo que la comisión vecinal elevó una nota para pedir explicaciones. Ahora, la barriada está en alerta roja ante los "nuevos vecinos" y han comenzado a reunirse con mayor frecuencia.
La Sirena, para quienes patean la calle, es el barrio que está entre el Jumbo y la Ciudad Deportiva. Para los fines municipales y catastrales, es el barrio que va de J.J. Lastra a Lanín y de Ignacio Rivas a Saavedra. Son 35 manzanas irregulares que se fueron construyendo dentro de las posibilidades económicas de sus propietarios.

En los más de 50 años que tiene La Sirena, nunca había atravesado un momento tan tenso desde lo social.

3000 pibes viven en el barrio. En total, habitan unas 10 mil personas. La vecinal trabaja con actividades para contenerlos, pero reclama el apoyo de la Provincia y el municipio.

De recorrida

"Vení, caminemos", dice un vecino que conoce cada rincón de la sureña barriada. En el recorrido, mostró a LM Neuquén, bajo reserva de identidad por temor, cuatro kioscos narcos (ver mapa) donde se vende marihuana y cocaína al menudeo y a cualquier hora.

En la margen este del barrio hay dos conventillos, como los denominan ellos aunque la fachada no tiene nada que ver con los conventillos porteños. Estas son construcciones ensambladas de pequeñas habitaciones, algunas de ladrillos sin terminación y otras de ladrillo hueco. La edificación alcanza a casi todo el terreno y se extiende hacia arriba en una estructura, a la vista, de dudosa aprobación municipal.

Después hay dos casas en la zona oeste de La Sirena. En calle Lago Espejo residen familiares de la banda narco cipoleña de los Montecinos que mantienen vigente la actividad. En los alrededores de esa casa nadie habla, el miedo está en el aire y, además, enfrente se mudaron los Bin Laden tras ser echados de toma La Familia, donde les quemaron y demolieron, literalmente, la casa.
"El Gobierno tuvo que asistirlos. Ahora están en 'la rosadita' (como le dicen a la casa por estar pintada de rosado)", confió el hombre.

Jesica "Bin Laden" Soazo cumple en esa vivienda su condena de 4 años y medio de prisión domiciliaria por tener un bebé de cuatro meses. En la casa también está su mamá y reciben visitas que fastidian al barrio.

Pero la casa narco que más preocupa es la que se encuentra en calle Armas entre Eva Duarte de Perón y Gobernador Anaya porque está justo frente a la Escuela Primaria 16 y a un par de cuadras de la Escuela 132.

"Son parientes de la banda narco de los Cacique de Villa Ceferino. El problema es que estos hijos de puta ven a los pibes como potenciales clientes y les cagan la vida", denunció un vecino del barrio.
El edificio de la vecinal está cejado a la casa de los narcos y es por eso que no han desoído el reclamo del barrio.

"Estamos preocupados por este problema porque acá en La Sirena todos nos conocemos y desde hace un tiempo ha comenzado a llegar gente que no ubicamos y algunos que vienen echados de sus barrios, denunciados por estar vinculados al ambiente delictivo, y el Gobierno les ha alquilado casas acá", contó Luis Ángel Foristier, presidente de la comisión vecinal que ya presentó un pedido de informe sobre los "nuevos vecinos" (ver recuadro).

"Estos narcos trabajan con tanta impunidad porque seguro hay complicidad con la Policía. Acá te parás y ves pasamanos de droga, motitos y autos que vienen a comprar. ¿Los móviles de las cuadrículas no ven lo que pasa?", preguntó con bronca otro viejo habitante de La Sirena.

"Pero pará, esto no es todo. Acá a la vuelta, en calle Petróleo, hay una despensita que no cierra nunca y vende cerveza a los pibes todos los días y a cualquier hora. Pasa que está en un lugar medio oculto del barrio; pero que vengan los inspectores municipales a controlar y van a ver lo que pasa", detalló otro de los vecinos molestos porque el blanco de todos "estos impresentables" son los pibes del barrio.

El duro trabajo de la comisión vecinal

La vecinal de La Sirena renovó su conducción hace no más de medio año, y Luis Ángel "Luchi" Foristier fue elegido como presidente.

Luchi es muy conocido por sus vecinos y, a pesar de su juventud, lo ven como alguien potable para el barrio y con futuro político.

"Cuando agarramos la vecinal estaba desmantelada. Fue terrible, casi renuncio a todo, hice un pico de estrés y estuve muy mal pero bueno, los vecinos me habían dado el apoyo y me puse a trabajar", recuerda Luchi, que en su escritorio tiene una vieja máquina de escribir con la que manda mails. De fondo, un pequeño grupo de chicas hace danzas árabes, una de las tantas actividades que dicta la vecinal desde hace poco.

"Faltan actividades para los chicos, nosotros estamos haciendo y también hay fútbol infantil, que te ayuda a enganchar bastante a los pibes, pero hacen falta más cosas para que no anden en la calle, porque es ahí donde los narcos te los captan", explicó el vecinalista que sigue trabajando y golpeando puertas en la provincia y el municipio para sumar talleres y actividades para el barrio.

Inquietan los "nuevos vecinos"

La comisión vecinal presentó el 23 de noviembre a la Subsecretaría de Familia, Niñez y Adolescencia, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, una nota en la que solicitan un informe sobre los alquileres dependientes de dicho organismo.

El pedido "responde a la gran cantidad de personas desconocidas que se encuentran viviendo temporalmente en nuestro barrio y sabemos que muchas de ellas son beneficiarios de alquileres provistos por vuestra subsecretaría", dice el pedido que detalla. "Esto debido a quejas de vecinos con respecto a hecho delictivos que han comenzado a ocurrir a partir del asentamiento de estas personas", concluye.

Al día de la fecha, la vecinal confirmó que nadie les ha brindado una respuesta, por lo que el vecindario sigue en alerta de cara a los hechos delictivos que padecen, principalmente robos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído