Las bebidas azucaradas, enemigas del corazón

Más de un vaso al día aumenta los riesgos de insuficiencia cardíaca.

Estocolmo
A la hora de hablar de nuestra salud en relación con los hábitos, en general nos cuestionamos lo que comemos y muy pocas veces ponemos atención en lo que bebemos. Pero deberíamos hacerlo.

Un reciente estudio realizado en Suecia y publicado en la revista British Medical Journal alerta que el consumo de más de un vaso de bebidas azucaradas al día (gaseosas y aguas saborizadas, incluso las que tienen edulcorante), aumenta casi un 25% el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca.

Esta patología hace que el corazón no bombee sangre tan bien como debería, por lo que el cuerpo no satisface sus necesidades de sangre y oxígeno. Así se provoca la pérdida de la capacidad funcional, ya que la persona se cansa más fácilmente al hacer esfuerzos físicos; tiene dificultad para respirar; retiene líquidos y se le hinchan las piernas; aumenta de peso; y sufre náuseas y vómitos. Y no sólo eso, ya que los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen un riesgo muy alto de muerte: del 50% en los cinco años siguientes al diagnóstico.

Para este trabajo se analizó el comportamiento alimenticio de 42.400 hombres residentes en el país nórdico a lo largo de 12 años.

Todos los participantes, cuyas edades iban de 45 a 79 años, anotaron su consumo de 96 alimentos específicos y bebidas desde 1998 hasta 2010.

Tras evaluar la incidencia de otros factores, el análisis indicó que el consumo de por lo menos dos vasos diarios de bebidas azucaradas se asocia con un aumento del 23% en el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca en comparación con cualquier otro consumo.

"Durante el período de seguimiento se diagnosticaron 3604 casos nuevos de insuficiencia cardiaca y 509 personas murieron por esta causa", destacan los autores.

Si bien se trata de un estudio observacional, por lo que no hay conclusiones definitivas sobre la relación causa y efecto, los resultados son muy importantes para pensar las políticas de salud pública, según estimaron sus realizadores.

"La lección es que la gente que consume bebidas endulzadas regularmente debería pensar en limitar su consumo", dijo Susana Larsson, una de sus autoras, quien extendió la recomendación tanto a hombres como mujeres, a pesar de que el estudio no incluyó el universo femenino.

Estos hallazgos se suman a otros recientes en Cambridge, Inglaterra, donde se comprobó que el consumo de esas bebidas aumentaba las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y obesidad.

184 mil muertes al año generan las gaseosas azucaradas, según la Universidad de Tufts, en Boston.

La insuficiencia
¿Qué síntomas nos puede dar?

1. Falta de aire, sobre todo cuando la persona se acuesta.

2. Sensación de cansancio y agotamiento.

3. Tos o silbidos, sobre todo cuando se hace ejercicio.

4. Hinchazón en pies, tobillos y piernas.

5. Aumento de peso por retención de líquido.

6. Confusión o falta de claridad mental.

Jugos naturales
Tenemos muchas alternativas

Si bien se recomienda limitar el consumo de aguas azucaradas, quizás puedas directamente eliminarlas de tu dieta, reemplazándolas por opciones naturales.

Es posible hacer desde licuados hasta aguas saborizadas. Hay muchas opciones y combinaciones. Lo importante es tratar de seleccionar siempre frutas y verduras de estación y en lo posible frescas (no enlatadas). Lo que sigue es animarse a experimentar.

Para hacer agua saborizada se requieren tres simples pasos:
1. Llenar una jarra con agua.

2. Agregar los ingredientes (frutas trozadas o cortadas en rebanadas).

3. Dejar reposar unas 5 horas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído