Desde hace dos años, todas las listas de candidatos para el Concejo Deliberante deben garantizar la paridad de género. Sin embargo, los neuquinos que vayan a votar mañana se encontrarán con una pantalla plagada de fotos de varones y muy pocas mujeres. Eso es posible por el festival de colectoras, que dispersan el voto de un mismo sector político en boletas distintas, casi todas encabezadas por hombres.

Te puede interesar...

Al momento de elegir a los próximos concejales, la pantalla mostrará 26 sellos partidarios con 19 varones sonrientes y apenas siete mujeres. Las listas están integradas por más personas, pero solo se ve la foto de quien ocupa el primer lugar, o sea, el que tiene más chances de obtener una banca.

Ese magro 27 por ciento de la pantalla que ocuparán las mujeres podría haber sido menor todavía. Una de las listas, el Partido Demócrata Cristiano, llevaba como primer concejal a un varón, pero, en plena campaña, el postulante se bajó y le dejó su lugar a la mujer que lo secundaba, Nadia Márquez.

En el resto de las listas encabezadas por mujeres, ellas fueron la primera opción. Es el caso del Frente de Todos, que lleva a Ana Servidio a la cabeza, y del MAS, que tiene arriba de la boleta a Fernanda Christiansen. También hay cuatro de las 14 colectoras del MPN: Contrato Social, con Claudia Sepúlveda; Integración Neuquina, con Lorena Galván; Juntos, con Luisa Soledad Díaz; y Unión Popular, con Alicia Clavero.

Obligación

La trampa de ubicar a las mujeres en el segundo puesto al intercalar los géneros nació desde el momento mismo en que se crearon las leyes de paridad. Para la mayoría de los partidos, la obligación legal es un techo, no un piso. Por eso, reservan para el varón el primer cargo legislativo. De ese modo, se aseguran el ingreso en las bancas de los candidatos masculinos antes que los femeninos.

Chances

Ahora, con el florecimiento de las colectoras en Neuquén, hay trampa por partida doble para las mujeres. Además de secundar a los hombres en gran parte de las listas, tienen menos chances de ser concejalas porque el voto del sector político al que pertenecen se dispersa. De esa manera, en lugar de un solo partido que ingresa al Deliberante con dos, tres o cuatro bancas intercaladas por género, hay tres colectoras que obtienen un cargo cada una.

Esa desventaja se revierte con más partidos y colectoras dispuestos a poner mujeres en los cargos expectantes. Pero, para eso, con la ley no alcanza. Hace falta un cambio de fondo en las prácticas políticas.

* 39% es la proporción de mujeres que hoy ocupan una banca. Hay 11 hombres y siete damas de distintos bloques políticos. Tres de ellas asumieron en la elección anterior de 2017, cuando se renovó la mitad del cuerpo. En rigor, en los comicios de hace dos años, surgieron cuatro concejalas electas, pero Patricia Jure, del FIT, rotó su cargo con un varón. En diciembre, el bloque de izquierda volverá a tener una representante femenina.

* 5 son las concejalas que dejan su cargo. Cuatro mujeres completan su mandato: Laura Plaza y Patricia García Crespo (Cambiemos), María Eugenia Ferraresso (MPN) y Cecilia Maletti (LdS). Las reemplazarán quienes surjan de las urnas el domingo. Además, la edil macrista Karina Montecinos renunciará a fin de año para asumir como diputada. Debe sustituirla la candidata femenina que seguía en su lista.

Agenda-Concejo-página-7.jpg

--> En la intendencia, son seis a una

Las leyes de paridad de género vigentes no dicen nada sobre los cargos ejecutivos, es decir, los de presidente, gobernador o intendente. Al no haber cupo en esa categoría, las listas evidencian la predominancia masculina en los puestos de poder político sin restricciones. En Neuquén, mañana, los electores encontrarán seis candidatos varones y una sola mujer: Angélica Lagunas, del FIT.

El cupo joven se quedó en el subsuelo

Al igual que las mujeres, los jóvenes tienen una ley que fija un piso mínimo de participación en las listas de concejales. Uno de cada seis candidatos tiene que tener menos de 35 años. Sin embargo, como muchos partidos los dejaron lo más abajo posible en la distribución de cargos, ese cupo terminó convirtiéndose en un subsuelo y será muy difícil que ingresen veinteañeros al Deliberante.

De las 26 listas que se presentan en estas elecciones, apenas cuatro están lideradas por jóvenes. El caso emblemático es el Nuevo MAS, que lleva en primer lugar a Fernanda Christiansen, una candidata que cumple con ambos cupos a la vez, el de género y el juvenil. Además, el mismo partido tiene otros tres postulantes juveniles en el segundo, tercer y cuarto puesto de la nómina.

Fernanda Christiansen cubre el cupo joven y el femenino

Colectoras

También se destacan tres colectoras del MPN, en las que los jóvenes ocupan los primeros cargos. Es el caso del Frente Integrador Neuquino, que lleva a la cabeza al promisorio deportista Camilo Echevarría; Juntos, con Luisa Soledad Díaz al límite de la edad máxima y la veinteañera Débora Robles en tercer lugar; y Más Por Neuquén, con los nóveles Nicolás Soiza Castrellón y Roxana Aragonés en los dos primeros puestos.

Otras siete fuerzas ubicaron a sus candidatos juveniles en segundo o tercer lugar, con alguna chance de ingresar si consiguen un buen caudal de votos. En los demás partidos, en cambio, los cargos expectantes quedaron exclusivamente para los cuarentones y cincuentones.

LEÉ MÁS

Proponen un organismo que asista a mujeres policías víctimas de violencia

Cómo estará el tiempo en el comienzo de la primavera y el domingo de elecciones

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído