"Lautaro estará marcado con secuelas de por vida"

Lo afirmó su mamá Vanesa en el juicio contra el joven que lo agredió.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Por primera vez desde el 1° de enero, Lautaro Bettini Speranza (20) y Nehuen Rodríguez (18) volvieron a estar frente a frente. Esta vez se encontraron en una sala judicial donde comenzó el juicio contra Rodríguez por tentativa de homicidio, tras haber lesionado a Lautaro con una piedra en la cabeza a la salida de una fiesta de Año Nuevo.

La única vez que los jóvenes se cruzaron anteriormente fue ese día, cuando salían de una concurrida fiesta en el predio de Neuquén Rugby Club. Allí, en medio de una pelea entre dos grupos en calle San Martín al 6400, Lautaro recibió un piedrazo en la cabeza por el que estuvo más de un mes en coma. Por un video del hecho, que filmó de casualidad un amigo suyo, el 4 de enero la fiscalía acusó a Nehuen Rodríguez de ser el autor de tal agresión.

Ayer, la fiscal del caso Sandra Ruixo sostuvo en su alegato de apertura que el acusado “quiso y no pudo causar la muerte, no se trata de lesiones graves. Fue un golpe a traición, por la espalda”.

Por ello, sostuvo la acusación de homicidio en grado de tentativa y aclaró que si bien la víctima sobrevivió a la agresión, quedó con varias secuelas permanentes tras un “largo y complejo tratamiento con nulas esperanzas de vida. Era una muerte segura”.

Por su parte, el defensor Gustavo Lucero afirmó: “No hay margen para admitir la acusación porque ambos eran dos extraños, no había vinculación entre ellos”. En cambio, sostuvo que se trató de un caso de legítima defensa de terceros.

Al término de los alegatos, Nehuen pidió la palabra para perdón a la familia Bettini Speranza. “Me siento arrepentido, sólo quise frenarlo porque iba a golpear a otro chico”, confió entre lágrimas el joven acusado.

Durante la jornada prestaron testimonio frente al tribunal -conformado por los jueces Carina Álvarez, Diego Piedrabuena y Richard Trincheri- cuatro testigos presenciales de la brutal agresión, un perito criminalístico de la Policía, la mamá de Lautaro y la propia víctima del hecho, Lautaro, quien entró a la sala junto a su acompañante terapéutica. “Me encuentro acá porque atentaron contra mi vida”, afirmó Lautaro con la mirada fija en los jueces.

Si bien él mismo admitió estar “un poquito nervioso”, recuperó con claridad lo poco que recuerda de las horas previas al golpe y cómo se encuentra ahora mientras continúa con su rehabilitación.

“Lautaro estará marcado con secuelas de por vida. Actualmente son de memoria a corto plazo, estados de ansiedad, no puede estar solo porque puede convulsionar”, contó Vanesa Speranza, su mamá.

“En este momento no puede hacer nada porque cualquier golpe le provocaría un ACV o un derrame cerebral”, expresó la mujer, y agregó que los médicos aún no pueden determinar una fecha exacta para que el joven retome su vida.

Al recordar el parte médico que recibió tras la primera cirugía, la mujer se quebró en llanto. “Fue el momento en que me dijeron que mi hijo se moría, el doctor dijo que estaba peleando por su vida, que recibió un golpe mortal. Y yo no sabía qué había pasado, se me cayó el mundo porque no podía creer que se estaba muriendo”, expresó.

Lautaro Bettini Speranza al declarar.

38 días: permaneció internado en estado crítico en terapia intensiva del hospital Castro Rendón.

Sostienen que Nehuen defendió a sus amigos

Durante su alegato de apertura, el defensor particular Gustavo Lucero expuso ante los presentes una “explicación alternativa” sobre lo sucedido la mañana del 1° de enero. De acuerdo con su relato, Lautaro golpeó al menos a cinco jóvenes y Nehuen actuó para impedir que agrediera a sus amigos.

“Mientras los jóvenes se retiraban por calle San Martín, Lautaro Bettini golpeó a un joven”, sostuvo Lucero, y detalló que en ese lapso habría golpeado a otros cuatro jóvenes además de patear el paragolpes de un Ford Fiesta que circulaba por allí.

El defensor sostuvo que incluso “un amigo de Lautaro trató de sacarlo de la pelea porque decían que Lautaro estaba descontrolado, pegándole a todo el mundo y no lo podía parar nadie. Este amigo es el que se ve en el video que termina en el piso”.

Siguiendo esa línea, el abogado afirmó que Nehuen tomó una piedra y se la arrojó con la intención de defender a sus amigos. “Nehuen Rodríguez actuó en legítima defensa de terceros que eran agredidos por Lautaro Bettini”, sostuvo Lucero y agregó que eso es lo que intentarán demostrar en el juicio. Además, el defensor aseguró que de ninguna forma se busca justificar las consecuencias de la agresión.

Mientras en la sala se desarrollaba su teoría del hecho, fuera de Tribunales, los familiares y amigos de Rodríguez pedían su liberación, ya que se encuentra con prisión preventiva desde el 4 de enero. Con pecheras, redoblantes y carteles que sostenían su inocencia, apoyaron al acusado.

lautaro
Familiares y amigos de Nehuen Rodríguez pidieron su liberación.

Próximos testigos

Según anticipó la fiscal Sandra Ruixo, hasta el jueves se reconstruirá el hecho con testigos presenciales de la agresión. Luego será el turno de los médicos forenses y de quienes asistieron al joven en el hospital, además del personal policial.

Embed

LEÉ MÁS

Comienza el juicio por la brutal golpiza que sufrió Lautaro

"Quiso matar a mi hijo y está donde tiene que estar"

Lo condenaron por patearle la cabeza, pero no irá a prisión

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído