Letal cachetazo del Atlético al Barcelona

El elenco del Cholo lo hizo otra vez: revirtió la serie y accedió a semis de la Champions. Poco de Messi.

España
El Atlético Madrid del Cholo Simeone echó por tierra los favoritismos y bajó al actual rey de la Liga de Campeones. Con dos goles del francés Antoine Griezmann dio vuelta la serie de los cuartos de final y en el Vicente Calderón eliminó al Barcelona, por segunda vez en los últimos tres años.

No habrá doblete en el certamen europeo porque el campeón naufragó. Con la actual modalidad de disputa -que inició en 1992-, nunca se repitió un ganador en el Viejo Mundo, aunque con el formato denominado Copa de Europa, el Milan de Arrigo Sacchi fue el último dueño del "bi", en las temporadas 1988/89 y 1989/90.

El Barcelona no puede salir del letargo tras la caída en el clásico contra el Real Madrid en el Camp Nou por la Liga Española, que le está costando caro en el certamen de su país -perdió margen- y en terreno europeo ya no hay modo de repetir el traspié.

Los catalanes tampoco repetirán el triplete, pero todavía tienen por delante la final de la Copa del Rey y la liga local. Lo cierto es que al equipo culé le faltó brillo y frescura y esta vez ni siquiera aparecieron las individualidades para salvarlos. En la ida, Griezmann abrió el marcador, pero los dos tantos de Luis Suárez pusieron la llave 2-1. En el desquite no apareció el charrúa, tampoco Lionel Messi ni Neymar.

El elenco de Simeone consiguió moldear a su gusto la revancha. Cuando necesitaba pasar al frente del marcador, fue a buscar el gol, pero cuando lo consiguió cambió la estrategia. Barcelona prácticamente no pateó al arco en la primera etapa y la abrumadora posesión se limitó a los tres cuartos. El Colchonero lo incomodó a toda hora y consiguió sacarle fruto a esa situación a los 35 minutos, cuando Griezmann anticipó con un impecable cabezazo en soledad. La reacción del Blaugrana empezó a aparecer luego del gol, porque con el 2-2 global los que quedaban afuera eran los catalanes, por el tanto de visitante que consiguió el Atlético en el Camp Nou.

En el complemento, el equipo del Cholo mostró los dientes, un conjunto aguerrido, austero si se quiere, pero con las ideas claras, con un planteo defensivo, pero sabiendo esperar su momento. El Barça se fastidió, estuvo incómodo, pero se acercó al arco de Oblak. Cerca del final, el Atlético tuvo una contra en la que generó un penal por una clara mano de Iniesta (debió ser expulsado) en el área y Griezmann no desentonó y puso el 2-0 desde los 12 pasos.

Sobre el final, el italiano Nicola Rizzoli -quien arbitró la final de la Copa del Mundo de Brasil- no cobró una clara mano del capitán Gabi. Ese penal podría haber cambiado la historia, porque un 2-1 iba a llevar el partido a un alargue.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído