Lo acusaron de maltrato animal y se quitó la vida

En su domicilio, junto a su cuerpo, encontraron 16 perros muertos.

Estados unidos. Un entrenador de perros en Tennessee, Estados Unidos, se quitó la vida luego de que las autoridades lo arrestaran por maltratar presuntamente a animales que estaban a su cargo.

Stephen Kinder, de 42 años, manejaba un negocio de su propiedad en Cleveland llamado Kinder Dog Training (Entrenamiento para perros de Kinder). En ese espacio, los clientes dejaban a sus mascotas durante semanas para que recibieran un adiestramiento. Sin embargo, algunos de estos dueños denunciaron a las autoridades que durante su estancia en el recinto sus canes habían sido maltratados: los encontraron enfermos, gravemente desnutridos y cubiertos de orina y heces. Además, también aseguraron que los animales tenían heridas por todo el cuerpo.

Te puede interesar...

“No sé qué estaba pasando por su mente. No sé si fue sólo este incidente específico, si fue lo que se dijo o si fue el colectivo. Qué le hizo pensar que no valía la pena”. Evie West, Sargento del departamento de Policía de Clevaland

La primera clienta en presentar una denuncia fue Abigail Eastburn, quien contó que le devolvieron a su gran danés herido y escuálido. Lo evidenció con fotografías. Después, otro cliente acusó que cuando se reencontró con su mascota, el perro estaba tan delgado que podía ver sus costillas y los huesos de sus piernas asomando a través de la piel. En total, se presentaron cinco denuncias ante el Departamento de Policía de Cleveland, por lo que las autoridades procedieron a la detención de Stephen Kinder el lunes.

Stephen Kinder tenía un negocio de adiestramiento canino. Varios clientes aseguraron que les devolvieron a sus perros enfermos y desnutridos.

Después de abonar 1250 dólares en concepto de fianza, el acusado quedó en libertad el mismo día de su arresto. El martes, menos de 24 horas después de su detención, Stephen Kinder apareció en algunos medios locales para defender su inocencia. El entrenador había sido acusado de cinco cargos por crueldad animal y estaba a la espera de que se celebrara el juicio.

El jueves, la Policía de Dalton obtuvo una orden de registro del domicilio que el acusado tenía en esta ciudad de Georgia, a 40 minutos en coche de su negocio. Según informaron los agentes, hablaron con él alrededor de las 12:10. Veinte minutos después, el empresario decidió terminar con su vida con un disparo en la cabeza. A su vez, encontraron 16 perros muertos de hambre y gravemente heridos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído