Los 4 fantásticos de un river de fiesta

Buenos Aires.- River tuvo un arranque ideal. Ganó, gustó y goleó. Venía de lograr su décima copa internacional y, pese a ello, no se durmió en los laureles y fue una aplanadora en el debut frente a Banfield, al que venció 4 a 1.

El Millo no se sacó el chip copero y en el arranque del torneo de AFA volvió a hacer la diferencia desde el arranque, pero esta vez le agregó contundencia. Sebastián Driussi y Lucas Alario marcaron los dos primeros, como el jueves por la Supercopa Sudamericana. Andrés D’Alessandro y Gonzalo Martínez se sumaron a la goleada.

Si quedaba alguna duda por la inclusión de Driussi en el once inicial, el jugador de 20 años las echó por tierra. Hace cuatro días encaminó la victoria contra Independiente Santa Fe; ayer resolvió de cabeza un centro del paraguayo Jorge Moreira.

1 El Chapa Retegui y Santiago Lange, olímpicos homenajeados.

El equipo de Marcelo Gallardo resolvió puntos bajos de la final del jueves. Esta vez no se quedó después del gol y siguió yendo, aunque falló en los últimos metros, y lo padeció.

“Cuando el equipo juega bien, es difícil encontrar una figura. Fue el caso de hoy, hubo un gran funcionamiento”.Marcelo Gallardo. El entrenador de River, contento con el rendimiento del equipo

“El rival nos superó netamente con la presión que ejerció en el campo de juego, y nosotros cometimos muchos errores”.Julio Falcioni. Técnico de Banfield tras la goleada en el debut

Cuando faltaban seis minutos para el cierre de la primera etapa, Santiago Silva emuló a Driussi y de cabeza marcó el empate. Una desazón para el local, que había hecho todo el desgaste.

Antes de irse al descanso, el equipo del Muñeco tuvo una más: Driussi encaró por izquierda, el remate rebotó en un defensor y la pelota le quedó a Alario, que con la sobriedad que lo caracteriza no falló, pero no hubo festejo. Driussi estaba adelantado.

Alario se había quedado con las ganas de marcar su gol y apenas empezó el complemento, tuvo una chance y no dejó que se le pasara el tren. El Pity Martínez, figura, sacó un centro desde la izquierda, un defensor despejó a medias y ahí estaba Alario, con tiempo para pararla y sacar un remate a secas e inclinar otra vez el resultado a favor.

Banfield tuvo las suyas. Silva volvió a insinuar de cabeza, el Taladro molestó pero no lastimó y el Millo lo terminó resolviendo en dos minutos.

A los 26 minutos, Leonardo Ponzio inició una contra desde el campo visitante; el Pity, que quería su gol después de una gran producción, se engolosinó y, mientras D’Alessandro se la pedía con los brazos en alto solo, parado dentro del área, remató desde una posición más incómoda. La pelota pegó en el segundo palo y le quedó al Cabezón, que desde hace rato tenía el arco entre cejas. Por eso no falló y puso el 3-1, un alivio para River, que estaba sufriendo de más, ya que merecía una diferencia mayor.

Mientras, Banfield intentaba recuperarse, y el Pity Martínez por fin tuvo la suya. El Taladro salió jugando mal y el ex Huracán se coló en la defensa y se encontró con la pelota en sus pies. Sin objeción, sentenció el primer capítulo del campeonato.

River siguió siendo intenso, los que ingresaron en el complemento no desentonaron. Gallardo sacó a D’Alessandro sobre el final, cuando estaba todo liquidado; sin embargo, el Cabezón lo tomó mal y le recriminó la decisión al Muñeco. “¿Siempre me sacás a mí?”, dijo Andrés, con una actitud infantil.

El Millonario tuvo un gran arranque, con buenos momentos de fútbol, superando la producción copera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído