Los motochorros apuntan a las carteras de las mujeres

Ellas buscan evitar los robos con bolsos reforzados o cambiando hábitos.

Luciana Mónaco
policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Las cifras son alarmantes: el 80% de las víctimas de los motochorros son mujeres. Las atacan mientras caminan en la calle o cuando circulan en sus autos. Frente a esta situación, ellas recurren a distintas estrategias para cuidarse de ser el blanco de los delincuentes, ya que las medidas preventivas son fundamentales para disminuir los robos a los que se enfrentan todos los días.

La mira de los ladrones está puesta en la cartera de la mujer. Las agarran distraídas cuando pasean por las veredas o en el interior de sus autos. Ante la resistencia de ellas, el delincuente acciona con tal violencia que no mide las consecuencias que pueden generar en el cuerpo de la víctima.

"Ellos saben que somos más débiles y que no podemos enfrentarlos. Nos ganan en fuerza y son tan violentos que no podemos frenarlos", expresó indignada Marta a LM Neuquén en la calle.

Ya sea con un tirón cuando caminan por la calle, una arrastrada cuando se resisten, o el estallido de un vidrio del auto, los motochorros se las ingenian para obtener el premio mayor: la cartera.
"Estoy harta de esta situación. Me robaron dos veces adelante de mi hija. Ya no podemos caminar tranquilas por la calle. Es un peligro", relató enojada Verónica.

La problemática aumenta con el pasar de los días y los delincuentes ya no discriminan lugar ni persona. Por tal motivo, las mujeres tomaron medidas para prevenir el accionar de los motochorros.
No dejan la cartera a la vista, sino que la ocultan debajo del abrigo o la posicionan por delante de su cuerpo cuando caminan por la calle. En caso de estar en el interior del auto, eligen esconderla abajo del asiento, usarla como almohadón, ponerla en el piso de los asientos traseros, dejarla en el baúl o atarla al cinturón de seguridad. Una mujer hasta decidió llevar una cadena con candado y atarla al cinturón de seguridad.

Otra de las medidas preventivas que tomaron las mujeres fue comprar bandoleras con doble tira y mochilas para disminuir la posibilidad de que les roben tan fácilmente. Los precios oscilan entre $700 y $1900. "Abandonaron los bolsos brillantes, con tachas y de cuero para no llamar la atención de los chorros", expresó Natalia, empleada del local de carteras en Roca y Brown.
"No sé si es por falta de educación o responsabilidad que estos sinvergüenzas nos roban. Nadie hace nada por nosotras", destacó agobiada Susana.

La creatividad de las mujeres frente a la desesperación de ser consideradas el blanco de los motochorros es inagotable.

80% de las víctimas de los motochorros son mujeres. Les arrebatan los bolsos con la billetera y celulares.

El modo de robar se repite y hay que estar atento

Los motochorros están ahí, al acecho, esperando la ocasión. Y encuentran en las mujeres una víctima a la que pueden vulnerar rápidamente con sólo utilizar la fuerza.

La metodología es siempre la misma y el éxito de la acción depende de las pocas o muchas medidas de prevención que se tomen.

En el caso de ir caminando, las recomendaciones son llevar la cartera cruzada o hacia adelante, y nunca del lado de la calle, por donde pueden sufrir el arrebato.

Para los autos se recomienda no dejar nunca los bolsos sobre el asiento del acompañante. Los motochorros actúan en los semáforos, golpean con el casco el vidrio y lo hacen estallar en mil pedazos. En ese momento meten la mano y se llevan lo que hay sobre el asiento o en el piso.

Hay que dar de baja las tarjetas rápido

Las mujeres suelen llevar de todo en la cartera. Lo más común es la billetera con dinero, documentos, tarjetas de crédito y débito y el celular. Por el susto y la bronca, y al no tener teléfono, suelen tardar varios minutos en dar de baja las tarjetas. Este tiempo es utilizado por el ladrón para hacer compras hasta que el sistema informa que fueron robadas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído