Los neuquinos reyes de América, en el Sudamericano de brasil

Drazen Sinigoj y Juan Peral, campeones con la Selección U14, regresaron tras la conquista. Hay futuro.

Neuquén

El festejo del seleccionado argentino U14, campeón Sudamericano de la categoría ante Brasil, y en Brasil, tuvo sello neuquino. Dos de los integrantes de la plantilla, el escolta de Independiente Drazen Sinigoj y el base de Petrolero Argentino Juan Peral Solana, se formaron aquí. Y también desde el banco hubo presencia local, porque Pablo Romero, con un rico recorrido en formativas (dirigió varios seleccionados del Neuquén, incluso con el de Mayores fue campeón del Argentino 2017), fue el ayudante técnico de Diego Lifschitz.

Te puede interesar...

Ayer, en el regreso con gloria desde Goiani, donde se realizó el torneo. los tres contaron sus sensaciones.

“Teníamos fe de que el equipo iba a funcionar bien si respetábamos lo que el cuerpo técnico nos indicaba. Por suerte las cosas me salieron”, destacó el pibe del Rojo, que no olvida sus orígenes: “Tengo una familia que lleva el básquet en la sangre y eso me terminó llevando al club donde entreno todos los días para mejorar. Mi ídolo es mi hermano Goran”, dijo “Marulo”, como lo conocen sus amigos.

“Fue algo muy lindo haberle ganado a Brasil y más una final. Sabíamos que si les bloqueábamos el rebote defensivo el partido era nuestro”, apuntó Juan Peral, que tiene a Ginóbii de idólo y recordó como llegó al básquet: “Un día pasé por afuera de mi club y mi mamá me dijo: entrá a averiguar porque no te vas a quedar sin hacer ningún deporte. Es lo mejor que podía haber pasado”, contó.

El coach Pablo Romero remarcó que “hubo solidaridad defensiva y ofensiva y esa fue la clave”.

Todos, claro, disfrutaron la victoria ante Brasil. “Es que sin bien ellos son chicos de 14 años, el clima de clásico se vive en todas las edades y en todos los deportes”, destacó el coach, que en la última temporada dirigió a Pacífico en el Torneo Federal. Sobre el desempeño de los chicos, dijo que “Drazen tuvo un torneo bárbaro y terminó siendo parte del quinteto inicial en la final. En ofensiva tomó muy buenas decisiones y su predisposición defensiva fue absoluta . “Juan, que era el base de rotación, siempre que entró cumplió con lo que le pedimos. Por momentos daba orden al equipo y también nos daba gol”, señaló Romero, destacando este proceso ”de cuatro años en el que apostamos a la formación por sobre el resultado”. En final quiso compartir el logro con “entrenadores, preparadores físicos, dirigentes de los clubes y de la Secretaría (hoy Ministerio) de Deportes porque todos son parte de esto”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído