Los signos de que tu perro tiene cistitis

Esta infección, que produce la inflamación de la vejiga, es de las complicaciones más comunes.

La cistitis canina es una inflamación de la vejiga causada por diversos tipos de bacterias. En la mayoría de los casos, la vejiga se infecta por la aparición de una bacteria proveniente del propio intestino de tu mascota, razón por la cual el veterinario se referirá a esta afección en términos de una “infección ascendente”.

Estas complicaciones son realmente comunes, incluso más de lo que se piensa. Si bien se trata de una infección que acepta el sistema urinario de tu animal, puede ser causada también por la aparición de piedras en la vejiga de la mascota, determinado tipo de diabetes o incluso tumores malignos que afecten fuertemente su capacidad de evacuación.

Los síntomas que presenta un perro en momentos en los que sufre de cistitis son realmente puntuales. La idea es que apenas notes alguno de ellos puedas realizar una consulta veterinaria con un profesional que te permita atender su salud de forma rápida y eficaz.

Una de las alarmas más comunes es la presencia de sangre en la orina. Esta es una verdadera señal de la afección.

De la misma manera, que tu perro orine con una frecuencia inusitada es sinónimo de cistitis canina. A veces el perro puede orinar con normalidad en cuanto a la contextura propia del pis, pero se puede afirmar que está sufriendo una afección cuando lo hace con más frecuencia de lo habitual.

La infección de la vejiga que desemboca en cistitis canina puede ser verificada por medio de una enorme frecuencia en función de la orina animal.

Teniendo en cuenta que es una problemática compleja, hay que abstenerse a utilizar remedios caseros o intentar tratar al animal en casa. Para que el can se recupere es indispensable que lo lleves a un veterinario para que lo diagnostiquen.

Sangre en la orina: si hay presencia de sangre en la orina de tu perro, es una señal de que tiene una afección.

Consultar al veterinario. Por Sergio Gómez (veterinario)

La infección urinaria canina es más común en hembras y en animales añosos. En algunos perros la infección pasa desapercibida porque no manifiestan signos de enfermedad, pero otros pueden presentar dificultad para orinar, cambios en el color de la orina, dolor abdominal, disminución del apetito, decaimiento y vómitos.

Es importante que lo lleves al veterinario para que lo revise y le realice estudios complementarios, ya que hay otras enfermedades del tracto urinario que producen signos parecidos o pueden ser desencadenantes de una infección urinaria, por ejemplo los cálculos.

El diagnóstico se realiza a partir de la sintomatología, análisis de orina y cultivo, y el tratamiento específico es con antibióticos durante 3 a 4 semanas.

Es fundamental que respetes la medicación y que el veterinario realice seguimientos semanales, ya que infecciones urinarias mal curadas tienden a repetirse o empeorar el cuadro del can.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído