Mano a mano exclusivo con Doman: "Voy a hacer lo mío, no vengo a ser el nuevo Del Moro"

Tiempo de descuento. A días de debutar como conductor de Intratables, el periodista confesó que enfrenta uno de los desafíos más importantes de su carrera.

Paula Bistagnino - Especial

Desde que a fines de 2018 Santiago del Moro anunció su salida de Intratables, la incógnita sobre quién sería su sucesor fue creciendo. Se llegaron a barajar a más de cinco o seis conductores posibles –desde Viviana Canosa a Diego Leuco y el Pelado López-, pero ninguno fue Fabián Doman. Por eso, cuando hace tres semanas finalmente se dijo su nombre, fue de verdad una sorpresa. “Y para mí también”, se ríe y dice el ahora ex conductor de Nosotros a la mañana –reemplazado por el Pollo Álvarez-, que no tenía pensado en cambiar de programa y mucho menos de canal este año. “Yo estaba comodísimo, liderando el horario, me había costado mucho llegar a ese lugar. Lo habíamos remado… Pero, claro, ¿a quién no lo tienta conducir Intratables?”, dice Doman a días del debut que todos estarán mirando.

Te puede interesar...

-¿Por qué creés que apareciste vos ahí a último momento y cómo fue la propuesta y la negociación?

No pregunté por qué me llamaron, pero creo que aparecí como opción una vez que firmé para hacer la tarde de A24 (de 17 a 19), que fue justo antes, y ahí dijeron: “Ah, ok, aunque le va bien tiene ganas de hacer otra cosa”. Y entonces me llamó Liliana Parodi (gerente de programación de América) un miércoles y me dijo que esto era para salir al aire en menos de tres semanas. Y le dije: “Si nos ponemos de acuerdo en los contractual antes del sábado, o sea en menos de tres días, me tenés”. Al día siguiente, el jueves, nos reunimos para acordar lo contractual… Terminamos tarde, porque fue larguísima la negociación del contrato, pero nos pusimos de acuerdo y el viernes empezamos a trabajar.

-¿Y cómo se lo tomaron en el Trece?

Y... no lo festejaron. Uno sólo de ellos me dijo: “Siento el puñal en la espalda pero sé que vas a a ser un gran conductor de Intratables”. A mí lo único que me hizo dudar fue la buena relación que tengo con Pablo Codevilla, que conduce el canal con Adrián Suar, y Martín Kweller, cabeza de la productora Kuarzo, porque ellos dos me bancaron mucho. No fue fácil llamarlos y decirles que me iba en 15 días. Son dos tipos excepcionales que me ayudaron y marcaron mi carrera… Y soy un tipo agradecido. Creo en el trabajo en equipo realmente y tengo claro que solo no llego a ningún lado.

-Vas a reemplazar a Santiago del Moro, que es la marca de Intratables y quien llevó al programa al éxito. ¿Le temés a la comparación?

No, porque no somos comparables. Santiago es un conductor de televisión de todo, es un monstruo, uno de los cinco mejores de la Argentina y lo que le pongas delante lo va a saber conducir. Yo soy periodista y puedo conducir un programa de debate político como este o un magazine, pero no un concurso de canto… Bueno, esperemos que en dos años no esté haciendo eso (risa). Yo voy a hacer lo mío, lo que yo sé. No vengo a ser “el nuevo Del Moro”.

-¿Y al rating le temés?

No, no le temo al rating. Me gusta el rating. Pero no por canchero, sino porque al rating no hay que temerle: hay que preocuparse y ocuparse, hay que trabajarlo. Y hay cosas que no se saben, no hay una fórmula. Me cansé de hacer notas pensando que la iban a romper y que no midieran, y otras a las que no les daba dos mangos que rompieron el rating. Creo que cuando te va mal es porque no te pudiste preguntar por qué te iba bien: el rating también es analizar qué es lo que hacés bien cuando sale bien. Cuando sabés por qué te va bien podés entender por qué te va mal. Y no le temo al rating, porque no lo dramatizo, porque considero que con laburo e ingenio se puede levantar el rating.

-¿Sos muy intenso como conductor con el equipo?

Soy muy metiche, soy un productor, soy “Bilardito” en términos deportivos: me fijo todo, quiero saber cómo se sientan y por qué, opino sobre cómo se visten… Pero soy como un productor más, no como el jefe de producción, ojo. Pero sí, opino de todo.

-Sumaron a Luis Bremer, a Ernestina Pais y a Cecilia Zuberbühler. ¿Los pediste vos?

Hubo de todo. Algunos que coincidimos en sumar y otros que trajeron desde la producción. Va a haber más también. Yo propuse a Cecilia y coincidieron, porque creo que tener esa mirada “cheta” o “de señora de clase alta” es interesante. Todas las miradas lo son. Y faltaba esa. Y a Ernestina la pienso y la visualizo como en diálogo con Débora Plager, ni como bloque ni como opuestas, pero de alguna manera ahí, vinculadas.

-Y políticamente, ¿hay bajada de línea?

Liliana (Parodi) me dijo algo muy interesante que es lo que a mí me sale solo: yo soy un árbitro, yo me paro desde ese lugar, yo no puedo ni quiero ni me sale entrar a dirigir un Boca-River con alguna de las camisetas. Me sale natural porque yo no creo en el periodismo militante.

-¿Le pediste algún consejo a Del Moro?

No, no, me escribió para desearme suerte, nos mandamos abrazos y saludos. Pero no profundizamos todavía. Ya hablaremos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído