Manu puso la quinta en el año de su estreno

Meritorio. En su primera temporada en la categoría, el cipoleño peleó hasta el final y fue 5º. Girolami cantó el "bi" con polémica.

Por demás meritorio resultó lo del cipoleño Manuel Urcera en su primera temporada en el Súper TC 2000. Si bien ayer no alcanzó el objetivo de máxima (el título) en la definición, terminó quinto en la carrera y en el certamen, performance más que valiosa considerando su condición de debutante. Néstor Girolami le ganó el mano a mano a Leonel Pernía y logró el bicampeonato. "Ojalá que el 2016 sea mejor, va a ser difícil, pero con más experiencia trataremos que así sea", sostuvo el cipoleño.

La última fecha que tuvo como escenario el autódromo Rosendo Hernández de San Luis lo tuvo al rionegrino como uno de los grandes protagonistas, largando tercero después de una gran clasificación previa. Las dos posiciones que perdió Manu fueron en el primero y el último giro. Agustín Canapino lo sacó del podio y luego Matías Rossi le quitó el cuarto lugar, a metros de la llegada. Urcera tuvo un duelo propio con Rossi, cuatro veces ganador de la división, al que sólo lo supera Juan María Traverso, con siete títulos.

28 fueron las carreras de Urcera esta temporada. En su primer año en la elite del automovilismo nacional, Manu corrió las 16 fechas del Turismo Carretera y las 12 del Súper TC 2000.

Su arribo puntano como uno de los potenciales candidatos al título contrastó con la soltura ante la falta de presión, propiedad de los nombres más expertos que cargaron con esa responsabilidad. A Manu sólo una hazaña lo iba a poner en lo más lato del campeonato.

El tercer lugar en la clasificación del sábado, entreverado con Néstor Girolami (Peugeot) y Leonel Pernía (Renault), renovó la expectativa de cara a una final apasionante, que fue para el piloto de la marca del León, quien retuvo el título.

Urcera largo 3º, Canapino lo pasó en el arranque y Rossi, el último giro. Llegó 5º a la meta.

La consagración repetida de Girolami no estuvo exenta de polémica porque en su afán por superar a Pernía promediando la competencia lo tocó desde atrás, obligándolo a realizar una maniobra de maestro para devolver el Fluence a pista. Al término de la carrera hubo protesta formal del equipo perdedor ante la Comisión Deportiva de Automovilismo, que revisó las imágenes pero no modificó el resultado final. Ese momento del toque fue el instante en el que Urcera tuvo la gloria a pocos metros. Sin embargo, no pudo aprovecharlo. A partir de allí, alimentó el duelo personal con el Toyota del gran Rossi, que en la última vuelta llegó a superarlo relegando al rionegrino también al quinto puesto de la clasificación dominguera. "Después de las primeras vueltas, mi auto se cayó en el ritmo y lo aguanté hasta donde pude. Hicimos una buena maniobra a la par y quedó para él", explicó Manu. Con su quinto lugar en el campeonato, Urcera fue el mejor piloto del equipo Fiat Petronas, con quien tuvo idas y vueltas a lo largo del año pero terminó redondeando una gran campaña.

Pese a que la firma de origen italiano lideró el certamen de marcas durante gran parte del certamen, el título terminó en manos de Peugeot gracias al trabajo de Girolami y de Canapino, que terminó tercero en San Luis.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído