Mar del Plata: por el caso Caniggia investigan a bandas gitanas de Neuquén

Los fiscales de de Mar del Plata no descartan que las estafas telefónicas se hayan concretado desde Neuquén. El ex jugador ya fue desvinculado de la causa.

Los fiscales de Mar del Plata que investigan el denominado caso Caniggia, que consta de una serie de estafas por un monto global de 72.800 dólares, casi 6 millones de pesos, cuyas víctimas son jubiladas de la ciudad balnearia que entregaron todos sus ahorros, avanzan sobre el vínculo de bandas gitanas neuquinas en la concreción de la maniobra. La pista más firme es un celular con característica 299 radicado en Neuquén que podría ser la punta del Iceberg.

“Estamos a la espera de la información de las antenas de telefonía para establecer en forma fehaciente de dónde se realizó el llamado”, aclaró el fiscal Javier Pizzo a LMN que mandó a investigar varios celulares entre ellos uno de Neuquén.

Te puede interesar...

“Todavía no podemos descartar si la llamada se hizo desde Neuquén o de otra provincia, pasa que se solicitaron informes a las compañías de telefonía celular y el sistema está completamente desbordado”, indicó con cierto fastidio el funcionario judicial porque esto les entorpece el avance de la investigación por las estafas.

pizzo fiscal mar del plata.jpg

Lo cierto es que la fiscalía de Mar del Plata tiene probado que “la banda de estafadores opera en distintos puntos del país”, y se aguarda los resultados de las atentas para avanzar con solicitudes de información a las policías provinciales, entre ellas la neuquina.

Las investigaciones neuquinas

Durante los últimos cinco años, LM Neuquén ha contado el accionar de las bandas gitanas que operan en la región. De acuerdo a las investigaciones realizadas por la policía neuquina, hay al menos tres bandas integradas por gitanos que están dedicadas a las estafas en modalidades tales como telefónicas y venta de vehículos, sin contar los robarruedas.

Investigadores locales explicaron, bajo reserva, que "en 9 de cada 10 delitos de estafa que se concretan bajo estas modalidades, hay gitanos involucrados".

LMN ha podido acceder a investigaciones minuciosas de la policía que dejan al desnudo la logística de los estafadores. Para aumentar su efectividad, las bandas zíngaras se comunican con sus familiares de otras provincias, tal es el caso de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza y, como en este caso, Mar del Plata.

Si bien existen distintas modalidades de estafas, a la hora de hacer llamadas engañosas hay como mínimo dos gitanos que actúan coordinados cumpliendo distintos roles y desde diferentes lugares.

De esta forma, aprovechan las distintas jurisdicciones a las que pertenecen las antenas de telecomunicaciones para despistar y trabar las investigaciones.

Casi-lo-estafan-con-un-falso-premio-de-un-programa-de-TV.jpg

Modus operandi

Todo comienza con la ayuda de Páginas Blancas, la guía telefónica digital. Los delincuentes obtienen así información clave de sus víctimas como por ejemplo sus identidades y números de documento que les permitan determinar que son ancianos. También, hay un fuerte trabajo mediante las redes sociales para establecer sus lazos familiares.

Con esos datos, comienzan a tirarse los lances hasta que alguno muerde del anzuelo. Así es que han identificado hasta 250 llamados para poder dar con una víctima. Suelen utilizar celulares con tecnología 2G para evitar ser rastreados con facilidad, los cuales los descartan tras concretar la maniobra.

En las llamadas se hacen pasar por el nieto o la nieta de la víctima y le dicen que están en la cola del banco, que hay problemas por el cambio de los billetes y que es de extrema urgencia realizar la transacción lo antes posible. Fingen no poder ir ellos a buscar el dinero, pero que mandan a un amigo de confianza que les hace el favor.

Ahí es donde el cómplice, que se encuentra en la misma localidad que las víctimas entra en acción. Generalmente, está merodeando la cuadra por lo que aparece en escena en cuestión de minutos y retira una bolsa o bolso con el dinero, actuando en todo momento como un muchacho muy respetuoso y atento.

La insólita historia de amor y odio ocurrió en Mar del Plata.

Responsabilidad

El fiscal Javier Pizzo atribuye la culpa de estas estafas a la floja legislación existente en el país. Si bien en 2016 se firmó un convenio entre Nación y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), en el que se establecía a todos los usuarios la obligatoriedad de identificar y acreditar su identidad a la hora de adquirir un celular o chip, para reducir el riesgo de que dichos servicios sean utilizados para el crimen: “Es tan simple para los delincuentes comprar un chip y mandar un mensaje de texto. Con tener el nombre y el número de documento, se puede poner un teléfono a nombre cualquier persona, como le pasó a Caniggia”, detalló el fiscal.

Por otro lado, aclaró: “Esto no sólo afecta a las víctimas de la estafa, también afecta al Poder Judicial, ya que se reduce su efectividad, y al supuesto titular de los teléfonos”. Además, enfatizó: “acá estamos hablando de estafas, pero esto tranquilamente puede suceder con el terrorismo”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído