El clima en Neuquén

icon
20° Temp
27% Hum

"Me pegó dos golpes en los oídos y un puñetazo en la nariz"

Una taxista neuquina denunció ante la Policía y Fiscalía a quien era su pareja por golpearla y hostigarla. El hombre también era su empleador.

Una taxista neuquina de 50 años denunció a quien era su pareja, un hombre que también es taxista hace 30 años en esta ciudad capital, por haberla hostigado por celular y golpeado en su casa. Aseguró que el hombre no aceptó la separación y que incluso inventó que lo había engañado. La fiscalía de Violencia de Género ya interviene en el caso y al hombre se le impuso una restricción de acercamiento.

"Yo era chofer de él, empecé a trabajar para él hace un año y 10 meses", comenzó su relató la taxista en una entrevista con LM Neuquén y agregó que pasado un tiempo comenzaron una relación sentimental, pero que pocos conocían. Sin embargo, hace poco, ella sintió que no estaba bien en la relación, no estaba cómoda y le transmitió eso a su pareja.

Te puede interesar...

Le dijo que quería terminar el noviazgo, ya que ellos nunca convivieron. "Le dije que no quería eso de estar con alguien y no poder compartir nada. Que no me gustaba y entonces le dije que dejáramos de vernos, pero él no lo aceptó y me hostigaba porque no quería terminar".

Fue en ese contexto, esas semanas, que un colega notó que andaba caída de ánimo y le preguntó. Ahí ella le confió que tenía problemas de pareja, pero nada más. Sin embargo, ese acercamiento fue tomado mal por quien era su pareja. "Se enteró que este chico me habló y me empezó a cuestionar que tenía algo con él", expresó la taxista.

"Él supuso que tenía una relación con otro compañero y nunca me creyó", confió la mujer y aclaró que el viernes 20 pasado a la madrugada el hostigamiento fue mayor e incluso, llegó a la agresión física. "Esa madrugada empezó a llamarme por teléfono, estuvo toda la noche llamándome, mandándome mensajes de audio y escritos, donde me insultaba y me decía que era una puta, que lo había engañado con el flaco este. Cosa que no es así", contó la mujer.

ON---Marcha-ni-una-menos-(3).jpg

Incluso entre tantos mensajes, recibió una llamada. "Se ve que se le disparó, pero escuché toda la conversación que tenía con un amigo, donde decían que andaban buscando alcohol, que yo era una hija de puta, que se las iba a pagar, que me iba a venir a buscar a mi y a mis hijos. Y también involucró a este chico", relató la taxista y agregó: "Incluso el amigo le ofreció un arma y él le respondió para que quiero una, si yo tengo".

Atemorizada por toda la situación, ella ignoró todos los mensajes. Pero a las 5 de la madrugada, el hombre le golpeó la puerta de su casa. "Vino solo, lo atendí y le dije que pasara, que tomáramos unos mates y conversemos. Mis hijos estaban durmiendo. Al principio estaba calmo, pero después empezó a insistir con que volviera con él, que no dejara de trabajar", recordó sobre aquella madrugada.

"Yo no iba a volver después de todo lo que me escribió y escuché esa noche", expresó y continuó: "Como le decía que no, empezó empezó a decirme ´vos seguro que estuviste con el flaco´ e insistía" y ahí me pegó. Me dio tres golpes, dos fueron uno a cada lado de la cabeza, que me quedaron los oídos zumbando y el tercero me pegó con el puño cerrado en la nariz".

Ella confió que su perrita se inquietó, comenzó a ladrar y corrió a las habitaciones de sus hijos. Fue así, que se despertaron sus dos hijos de 17 y 24 años, al verla que tenía un corte en la nariz y que sangraba, su hijo mayor se dio vuelta y le pegó una piña que lo tumbó al piso. Luego el menor lo ayudó a levantarse y entre los dos los sacaron de la casa; mientras el hombre les decía "es que tu mamá me engañó". "Ahí el más chico le respondió que yo hace rato le decía que la relación no iba para más, que se las tomara y que no lo queríamos ver nunca más", relató la mujer.

Una vez que se fue, el más grande se subió al auto de ellos y ella con el más chico en el taxi. Fueron hasta la casa del hombre y le dejaron el taxi estacionado en la puerta con el dinero de la recaudación de esa última semana en la gaveta y se volvieron en el otro vehículo. "Mi hijo le envió un mensaje diciéndole que le dejamos el auto y el dinero, y nos fuimos", contó.

Ya entrada la mañana del viernes, la taxista se dirigió a la Transporte de la Municipalidad donde contó la situación, pero no le tomaron la denuncia al argumentarle que el hombre había acudido a su casa en su auto particular y no en el taxi. Ella confió que tiene "un legajo importante por problemas con otras personas".

La investigación estuvo a cargo de la fiscalía neuquina.

Tras ello, se dirigió a la Comisaría 16 para radicar la denuncia policial, donde le dijeron que debía intervenir el Juzgado de Familia, por haber sido pareja, por lo que salió con una copia de la exposición y unos números para llamar a la Oficina de Violencia Familiar. Sin embargo, como el horario de atención era de 8 a 14 y para esto, ya eran más de las 15, ella decidió comunicarse al 148.

"Las chicas del 148 me escucharon y dijeron que ante cualquier cosa, me comunicara con la policía y después con ellas. Además, esa tarde fui al médico que me revisó e hizo un certificado médico donde dice que sufrí traumatismos y que se me desplazó el tabique hacia el lado izquierdo", explicó la mujer sobre los trámites, pero no fue hasta el lunes, que llamó a la Oficina de Violencia Familiar, donde ratificó la denuncia y le avisaron que iban a dictarle al hombre una perimetral de 500 metros por 60 días y rondines policiales en su casa.

Sin embargo, para quedarse aún más tranquila, el martes se acercó a la Fiscalía de Violencia de Género, donde también denunció al agresor. "Me atendió un señor, pero él trato fue totalmente diferente a la comisaría. Me dejó hablar y pude hacer algo más detallado. Me tomó denuncia, me dio una copia y me hizo un oficio para que me vea una médica forense, la que también confirmó lo del tabique", detalló sobre todo el camino judicial que realizó desde el viernes a la madrugada hasta el martes, donde aseguró que el fin de semana estuvo "encerrada" en su casa con miedo y que modificó su número de teléfono.

Por otra parte, la taxista agradeció el acompañamiento de muchos colegas y se enteró de otras chicas que habían sufrido violencia de género por parte de él. "Por la gran mayoría sí me siento acompañada. Incluso me dijeron que él siempre fue agresivo, golpeador", comentó y afirmó: "Yo quiero que respete las medidas, que él haga con su vida lo que quiera, pero que se olvide de nosotros y me deje estar tranquila".

148-provincial.jpg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.6979865771812% Me interesa
2.0134228187919% Me gusta
4.0268456375839% Me da igual
11.409395973154% Me aburre
77.852348993289% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario