El clima en Neuquén

icon
Temp
82% Hum
La Mañana Amigos

"Mis amigos trabajan 8 horas picando piedra, son pobres pero más felices que yo"

El drama de una figura del fútbol español que reveló sus problemas anímicos. "No tenía motivación para nada, todo el mundo era mejor que yo...".

Hay cosas que no se puede comprar en la vida. No todo lo que reluce es oro... Dinero, coches de alta gama, mansiones y cero preocupaciones por llegar a fin de mes. Estos son algunos de los privilegios que suelen acompañar a los futbolistas profesionales, pero ya se sabe: el dinero no da la felicidad.

Sergi Darder, destacado futbolista del Espanyol de Barcelona, reconoció haber pasado por un bache psicológico e hizo una reflexión que a muchos les hará pensar: "Yo tenía que cambiar. No podía estar en una situación en la que tenía todo lo que siempre soñé, era el hombre más afortunado del mundo y no era feliz. Mis amigos trabajan ocho horas picando piedra, no tienen dinero y son más felices que yo. ¿Qué me pasa?".

Te puede interesar...

"En 2020, me di cuenta y acepté que yo no estaba bien. No voy a utilizar la palabra depresión porque hay personas que están pasando un mal rato, están enfermas, pero yo necesitaba ayuda. Quise ser futbolista, tener una casa, coche, familia, hijos... Lo tenía todo y no era feliz", continuó.

Darder, que en la citada entrevista también le aconsejó a Samuel Umtiti abandonar el Barcelona, el próximo rival de su Espanyol, admitió que tardó en ver su problema: "Durante un año, mi madre, mi mujer y mi representante me decían 'no estás bien, no te encierres en tu cuarto, sal y busca ayuda'. Yo les decía: '¿Qué? ¿Cómo voy a ir a un psicólogo? Estoy bien".

"Fue difícil aceptarlo, pero cuando lo hice me di cuenta que no tenía motivación para hacer nada. No tenía ganas de jugar o entrenar. Todo el mundo era mejor que yo, sentía que yo no valía nada. Tenía 26 y decía: 'Me quedan diez años de fútbol, quiero disfrutarlos, aprovecharlos al máximo y no sufrirlos", confesó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario