Molina: "Si subimos, me quiero quedar en Pacífico"

El goleador del Decano anticipó la primera final ante J. J. Moreno.

Javier Cantarini

cantarinij@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

“Trato de no entrar en esa película de que soy el goleador o el ídolo. Sinceramente creo que soy uno más del equipo, tengo los pies en la tierra”. La aclaración de Jesús Molina no es menor. Es que hace unos meses el delantero de Pacífico no tenía club y ahora vive un presente soñado siendo la gran figura del equipo, que el domingo jugará la primera final contra J. J. Moreno de Madryn por el ascenso al torneo Federal B.

“Gracias a Dios, no sólo me va bien a mí sino que le está yendo bien a todo el equipo. El club lo está viviendo con mucha felicidad por los chicos y por todo lo que se trabajó durante esta temporada. Tanto la dirigencia como el cuerpo técnico están haciendo muy bien las cosas y eso se refleja en la cancha”, dijo Molina.

El goleador del Decano (y de toda la región en 2017), con nueve tantos, se acercó a la redacción de LM Neuquén luego de pasar por el kinesiólogo para tratar una sobrecarga en los aductores. “El año pasado terminé con una distensión en el aductor derecho. No me recuperé bien y ahora me molestan los dos, pero con kinesio puedo entrenar bien y jugar sin problemas”, aclaró el jugador que lleva el número 7 en la espalda.

"Cuando me quedé sin club hablé con Rodrigo (Canale) y él con Pepe (vice) y me dijeron que venga, que me iban a ayudar. Siempre voy a estar agradecido a su familia y al club”.

Concentración

El equipo que conduce Gabriel Lineares hoy hará la última práctica de fútbol donde definirá al once, con Molina como una fija en la delantera. “A medida que van pasando los días me siento más ansioso y con ganas de jugar”, se sinceró el sanjuanino de 22 años, que dejó su palpito sobre un rival que llegará invicto desde Puerto Madryn.

“Es un equipo que hace muchos goles, pero la verdad no estamos haciendo mucho hincapié en Moreno. Tratamos de pensar en nuestro juego”, analizó el delantero y agregó: “Me imagino un partido muy cerrado donde si cometés un error lo podes pagar caro y después cuesta mucho remontar”.

Molina intuye, además, que no habrá mucha diferencia entre ser local y jugar afuera. “Tanto acá como de visitante van a ser partidos parecidos. Las pelotas paradas pueden ser importantes. El que esté más concentrado se llevará el partido”, afirmó Jesús, con la convicción de que el Decano está para el ascenso. “Si estamos bien, le podemos hacer partido a cualquiera. Sólo quedan dos partidos para el ascenso”.

Soñar con la gloria

A pesar de ser el goleador, Jesús no se desvela por convertir en la final. “Todavía no soñé con hacer un gol. Ojalá se dé, pero prefiero que el gol lo haga cualquiera con tal de salir campeones”, admitió Molina, el jugador que fue parte de la conquista de la Copa Neuquén y que a fuerza de goles está escribiendo una de las páginas más importantes en un club que quiere disfrutar de la gloria en sus 100 años.

"Estamos muy cerca del ascenso. Si subimos al Federal B, me quiero quedar en Pacífico. Si nos toca perder, veremos cómo sigue la historia. Pero para eso todavía faltan dos partidos”.

Embed

“Si Dios quiere, mi papá viene para ver la final”

NEUQUÉN

El 9 de abril Jesús Molina cumplió 22 años y pudo festejarlo no sólo con un triunfo sino con una parte de su familia que llegó desde San Juan a Neuquén para celebrar y ver el partido contra La Amistad. “Te hacen sentir ese cariño, te dan fuerzas. Termina un partido y es lindo llegar a casa y que estén tus viejos, compartir un mate. Ellos hacía cuatro años que no me veían jugar”, contó emocionado el delantero sobre la visita de su padre Vicente y su madre Beatriz.

Ahora, el goleador espera que Vicente llegue para la final del domingo contra J. J. Moreno. “Es duro vivir lejos de la familia. Si Dios quiere, mi papá puede estar este fin de semana”, expresó el joven que dio sus primeros pasos en Trinidad de San Juan, un equipo de la ciudad capital al que su tío lo llevaba siempre a entrenar.

“Cuando era chico jugaba en Trinidad de San Juan. Por sus trabajos- su mamá trabaja en casas particulares y su papá es zapatero- no siempre me podían llevar a entrenar, así que mi tío Jorge me pasaba a buscar en bicicleta para ir hasta el club”, recordó Jesús, y agregó entre risas: “Mi mamá era más exigente, siempre quería que meta un gol”.

Como en casa

A pesar de que la familia es irreemplazable, Molina encontró un nuevo hogar en Pacífico. Primero, los Canale lo recibieron en su casa (cuando se quedó sin equipo en 2016) y luego el club le abrió las puertas para que juegue y entrene a las formativas. “A la familia Canale siempre le voy a estar agradecido porque me trataron como a uno más. Nunca me hicieron faltar nada. Igual que el club, que me dio la confianza para que entrene a los chicos, que siempre me transmiten cosas buenas y a los que me encanta ver jugar. También es una gran compañía Lucas Reynoso (compañero) y familia”, expresó.

9 tantos convirtió Molina en el Federal C. Se destapó en la recta final del torneo y metió seis goles en los últimos 4 partidos. Tres a Belgrano de Esquel en cuartos y tres a La Amistad en semis.

Por la final

Lifune resolvió suspender la fecha

La trascendencia del partido que jugará Pacífico el domingo en busca del ascenso al Federal B fue considerado por la Liga de Fútbol de Neuquén (Lifune), que en comisión directiva resolvió por unanimidad suspender la fecha de este fin de semana. Sólo se jugará el jueves que viene el encuentro suspendido entre Atlético Neuquén e Independiente. Y este domingo, la cuarta fecha de la Liga de Fútbol Femenino se disputará desde las 10 en el Gigante del barrio Sarmiento, en Centenario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído