El clima en Neuquén

icon
20° Temp
31% Hum
La Mañana Agostina

"Nadie muere por cornudo": el insólito argumento de la defensora del femicida de Agostina

Este martes se escucharon los alegatos de las partes, y ahora el jurado popular deberá decidir en base a la prueba escuchada.

A lo largo de seis jornadas de juicio, testigos, filmaciones, escuchas y pericias pasaron por delante del jurado popular que interviene en el juicio por el femicidio de Agostina Gisfman, y ahora la decisión está en sus manos. Un plan conjunto de venganza contra una joven y una discusión entre dos que "se salió de las manos" son las teorías contrapuestas sobre las que debe debatir el tribunal.

Este martes se llevó adelante la última jornada de juicio por el femicidio de Agostina Gisfman, en el cual cada una de las partes -fiscalía, querella y defensa- brindaron sus alegatos, haciendo un repaso de la prueba escuchada y que aportó a la teoría sostenida por cada uno.

Te puede interesar...

Fue la última oportunidad del jurado popular para tomar nota y comenzar a bosquejar una decisión individual, que luego se debatirá grupalmente para informar como veredicto final.

Cabe recordar que de acuerdo a la teoría del Ministerio Público Fiscal, el femicidio de Agostina tuvo lugar el 14 de mayo de 2021 cerca de las 20. Ese día, Juan Carlos Monsalve -tras lograr tomar contacto con ella a través de Gustavo Chianese-, pasó a buscar a la joven con quien previamente había tenido encuentros sexuales en una camioneta alquilada, como parte del plan que ideó para cumplir con la condición de su pareja Ana María Perales, quien herida tras descubrir la infidelidad, exigió que se le infligiera un daño a Agostina para retomar la relación que tenían.

Es que en uno de los encuentros entre el acusado y la víctima, ésta última se había tomado una serie de fotos con el hombre que luego subió a su perfil de Facebook y así llegaron a manos de Perales.

A bordo de una camioneta Chevrolet Tracker, la joven fue trasladada hacia la zona de meseta de Centenario, y al llegar a un basural en las inmediaciones de calles Juan Domingo Perón y Jesús Brillo, Monsalve la mató junto a su sobrino Enzo Monsalve y su empleado Maximiliano Zapata de al menos dos puñaladas, una de las cuales le atravesó el corazón. Luego, rociaron el cuerpo con combustible, lo incendiaron y lo abandonaron. Una persona que pasaba por el lugar lo halló al día siguiente, y a pesar del avanzado estado de carbonización que presentaba y que llevó a cierta pérdida de evidencia, pronto se corroboró su identidad como la de la joven Gisfman.

SFP Juicio Femicidio Agustina Gifman (10).JPG

El fiscal jefe Agustin García, ayudado con una presentación, detalló cada oficial, perito y testigo que verificó la teoría acusatoria, sobre todo construida sobre los impactantes audios intercambiados entre varios de los involucrados, además de registros fílmicos y otras piezas de prueba. Luego, los defensores fueron por turnos intentando desacreditar ciertos puntos o dando una interpretación distinta a la prueba.

Tal como habían adelantado, insistieron en la autoría individual del femicidio de la joven en manos de Juan Carlos Monsalve; negaron que haya habido un plan conjunto para acabar con la víctima, pusieron en duda que el lugar del hecho haya sido el basural, negaron que el sobrino y el empleado hayan colaborado con el femicidio propiamente dicho y que Ana María Perales haya sido la instigadora del hecho.

También negaron una vez más que Chianese haya colaborado contactando a Agostina a sabiendas de que se pretendía matarla, a pesar del tono de las conversaciones que tenía con su conocido Monsalve, en el que le iba informando su dificultad para ubicar a la joven y luego aseveraba que "tengo que estar muy seguro para hacer lo que tengo que hacer, no voy a perder mi libertad, comerme 15, 20, 30 años por $2.50", casi dando a entender que tenía muy en claro el objetivo.

Sobre este punto se dio el llamativo argumento de la defensora pública Natalia Pelosso, quien representa al principal acusado. Una vez más, la abogada sostuvo que el motivo del enojo de su defendido con Agostina era el robo de una importante suma de dinero y droga. Y es por eso que insistió, al igual que el acusado manifestó antes del inicio del debate, que él sólo pretendía la devolución de esos bienes, pero que todo "se salió de las manos". "No hubo un plan", sostuvo Pelosso.

Continuando sobre esta línea, se refirió a las acusaciones que señalan a Perales como quien mandó a matar a la joven y expresó que no tiene sentido que el femicidio haya estado motivado por eso (a pesar de la prueba que así lo sostiene), aunque utilizando una frase algo desacertada para el contexto. "Esto es más simple (...) Por cornudo nadie se muere", le señaló al jurado.

SFP Juicio por femicidio de Agustina Gifman (47).JPG

Al finalizar su alegato, pidió que condenen a Monsalve como único autor responsable del delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y por el contexto de violencia de género.

El resto de los defensores también tomó la palabra e insistieron en sus teorías; dentro de las opciones, plantearon la condena para Enzo Monsalve y Maximiliano Zapata aunque por el delito de encubrimiento -o alternativamente su condena por el delito endilgado en carácter de partícipes secundarios-, y el sobreseimiento de Ana María Perales y de Gustavo Chianese, sobre quien niegan haya colaborado en citar a Agostina.

Minutos antes de las 15, el tribunal popular ingresó para recibir las instrucciones previas al período de deliberación. Deberán decidir entre los siguientes fallos: condenar por homicidio triplemente agravado a todos los acusados, bajo los roles endilgados por la fiscalía; condenar por homicidio doblemente calificado a Juan Carlos Monsalve como único autor, a su sobrino y su empleado por encubrimiento; y sobreseer a Chianese y Perales.

SFP Juicio Femicidio Agustina Gifman (14).JPG
148.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario