El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana narcopolicías

Narcopolicías: el argumento miserable para la domiciliaria

Para que les dieran el beneficio de prisión domiciliaria esgrimieron que tenían hijos adolescentes. De la misma edad que a los que les vendía cocaína la banda del Turco Asef para la que ellos trabajaban.

Este viernes regresaron al penal de Senillosa los cuatro narcopolicías que protegían a la banda de Oscar “Turco” Asef que cayó en diciembre pasado.

La investigación estuvo en manos del juez federal Gustavo Villanueva, la fiscal federal Cristina Beute y el fiscal de Narcocriminalidad Diego Iglesias, con la cooperación de la Policía neuquina y Antinarcóticos de la Policía Federal con asiento en Cipolletti.

Te puede interesar...

Como contamos en la nota ¿Por cuánto se corrompieron?, el comisario de la Segunda, Miguel Ángel “Taka” Muñoz; el oficial del Departamento de Delitos Pablo Ángel 'Van Damme' Saldía; el secretario de Antinarcóticos Christian “Sangre” Navarro y el sargento integrante de la brigada de investigaciones de la Comisaría Tercera, Gustavo “Colibrí” Ortega, conformaron la banda que lideraba, el ex policía cesanteado, Oscar Asef junto a su segundo al mando Braian “O’Conners” Catalán y el hijo de Asef.

En el alejado penal de Senillosa, David Narváez podría volver a ejercer su profesión atendiendo a los presos. (Sebastian Farina Petersen)

Prisión domiciliaria

Todos respectivamente estaban tras las rejas del penal de Senillosa, pero en agosto pasado hubo un paso que no trascendió hasta que LMN lo reveló el 28 de noviembre. Los cuatro narcopolicías habían recibido el beneficio de la prisión domiciliaria con una tobillera electrónica.

La fiscalía federal junto con la Procuradoría de Narcocriminalidad de Nación, presentaron un recurso a la Cámara de Casación Penal que aceptó en septiembre, casi en paralelo a que la causa era elevada a juicio al Tribunal Oral Federal.

En las últimas 48 horas, se expedió la Cámara y los cuatro narcopolicías volvieron de inmediato a Senillosa donde están alojados en un pabellón destinado a fuerzas de seguridad.

Desdeñables

Cuando uno comienza a indagar en los argumentos expuestos por los narcopolicías para obtener la domiciliaria, las palabras miserables les cae al pelo tal como la define la Real Academia Española.

¿Por qué? Porque en agosto entre los argumentos vertidos para obtener la prisión domiciliaria dieron argumentos que los convierte en seres despreciables.

Se valieron de sus hijos, es decir, argumentaron que tenían hijos adolescentes de entre 15 y 17 años a los cuales debían ayudar a educar.

Solo a una persona ruin se le ocurre ese argumento, cuando lo que hacían para Asef era liberar territorio para que pibes de la misma edad de sus hijos pudieran comprar drogas.

Esto fue uno de los tantos disparadores que enfureció a los funcionarios. Además, entre los argumentos, aclararon que producto de la situación que atravesaban, la Jefatura les habían retenido parte del sueldo y sus esposas habían tenido que salir a buscar trabajo.

Oscar "Turco" Asef

Y si el juicio concluye con la condena que se espera, la Jefatura deberá exonerarlos y quitarles todo tipo de ingreso. No como pasó en 2003, cuando a Asef lo cesantearon de la fuerza cuando correspondía exonerarlo y en la actualidad cobra una jubilación que supera los 30 mil pesos.

Si no lo conoce al Turco Asef, policía por años, vea que historia interesante tiene este servidor del pueblo: "Asef: policía, ladrón, narco y traidor"

Lo más leído