Narcotraficantes balearon una iglesia y una escuela

Fue en venganza al padre Juan Núñez, quien los había denunciado.

Santa fe. Una docena de disparos se convirtió en la última y más grave amenaza hacia un cura rosarino que hace semanas había vuelto a denunciar la actividad de bandas narcocriminales en la zona donde también funciona un colegio, que resultó dañado por el ataque de los delincuentes.

Las consecuencias del atentado fueron confirmadas a través de voceros de la Fiscalía Regional de Rosario, Santa Fe. Siete proyectiles dieron contra la fachada de la iglesia y otros cinco alcanzaron la puerta de la escuela Paulo VI. El párroco Juan Pablo Núñez no dudó en atribuir la balacera a las organizaciones que venden droga en barrio Larrea, aunque oficialmente sólo trascendió que había líneas concretas de investigación para dar con los autores del hecho.

Te puede interesar...

Si bien no es la primera vez que el religioso intenta visibilizar el problema que sufren los alumnos y vecinos del lugar, el episodio expuso la preocupación ante la falta de respuestas después de una reunión con funcionarios del Ministerio de Seguridad de Santa Fe.

Lejos de encontrar alguna medida para paliar la situación, el sacerdote empezó a recibir amenazas verbales en la calle y finalmente la cuestión escaló tal como le habían advertido.

Los agresores pasaron frente a la parroquia María Reina alrededor de las 3 del domingo y abrieron fuego hacia ambos lados de la calle. Si bien se estableció que se trata de dos personas, estas no habían sido identificadas hasta el momento. La Policía de Investigaciones recogió 12 vainas servidas calibre 9 milímetros en el lugar junto con plomos deformados que serán peritados como parte de la pesquisa. El padre Juan remarcó que una de los balas que ingresó al templo dio en el altar.

La magnitud del hecho quedó de manifiesto ante la confirmación de que el caso quedó en manos del Equipo de Investigación de Gravedad Institucional, mismo grupo de especialistas que está a cargo de las causas por atentados contra el Poder Judicial previo al debate en Cámara de Apelaciones sobre el fallo del primer juicio a Los Monos.

Hace semanas, el sacerdote había vuelto a acusar la actividad de las bandas narco en el barrio Larrea, de Rosario, y comenzó a recibir amenazas verbales en la calle.

20 años de cárcel para Piedrita

Señalado como uno de los gatillos más importantes del narco peruano César “Loco” Morán de la Cruz, actualmente preso y que controlaba el negocio en la Villa 31 en Buenos Aires, Juan Honorio Inga Arredondo, alias Piedrita, fue condenado a 20 años de prisión tras encontrarlo culpable de cuatro homicidios.

El veredicto no fue tan duro como había pedido en su alegato el fiscal Diego Velasco, quien debió luchar con un juicio en el que varios de los testigos se sintieron amenazados y había pedido prisión perpetua para Piedrita por las cuatro muertes, una de ellas precedida de tormentos. El tribunal le dio la razón de dos de los cuatro casos: los crímenes de Mónica Rojas Palma y de Maicol Sánchez Ircash.

12 disparos

Son los que efectuaron los criminales: siete en la parroquia -donde uno dio en el altar- y cinco en el colegio Paulo VI. El hecho se produjo la madrugada del domingo, por lo que nadie resultó herido.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído