Neuquén se contagia del oro del yachting

El éxito de Lange-Carranza potencia la disciplina.

Neuquén

La medalla dorada conseguida en Río de Janeiro por la dupla Santiago Lange-Cecilia Carranza en yachting (en la Clase Nacra 17 mixto) disparó adhesiones inmediatas y también potenció los sueños de muchos jóvenes que en la región practican vela, devenido deporte estrella de los Juegos Olímpicos.

En el Alto Valle, este deporte náutico se concentra principalmente en el Yacht Club Neuquén, que tiene sus instalaciones en el lago Mari Menuco, y en Cinco Saltos, en el Club Naútico Lago Pellegrini. También hay actividad en San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Bariloche, todos centros agrupados bajo la Federación Norpatagónica de Vela (Fenorpvel), que nuclea los clubes desde Bahía Blanca hasta Río Gallegos.

El oro se logró en una disciplina que tuvo su estreno olímpico y por eso la zona no tiene adeptos (es un catamarán al que le redujeron los kilos para poder competir), aunque si existen el resto de las embarcaciones olímpicas que están compitiendo en Río: laser, snipe y pampero, clases que también hacen soñar a los deportistas regionales que las practican.

Juan Carlos Molfino, presidente del Yacht Club Neuquén, destacó el trabajo de estos chicos “porque es un importante logro para el país” y también se ilusiona con el efecto arrastre que tendrá seguramente la disciplina en la región. Mariano Ottaviano, competidor y durante años a cargo de la difusión de las actividades del Yacht Club, el más antiguo de Neuquén (está desde el año 83) dijo que la actividad en la zona es “muy fuerte, con dos campeonatos por año en verano e invierno con regatas prácticamente cada quince días, tanto para los cabinados, los barcos más grandes), como para los más chicos”, señaló.

CIFRAS

500 son los que practican vela en el Mari Menuco. Esta cifra se deduce de las 120 embarcaciones grandes que admiten cuatro tripulantes por barco y las 40 que son los botes de optimist, laser, snipe y pampero, en los que se suben uno o dos ocupantes.

$ 4000 es el desembolso inicial para empezar a navegar. Para aquellos que se decidan a iniciarse en yatching se necesitan unos $ 3000 para hacer el curso de timonel (empieza en septiembre y culmina en diciembre) y otros $ 1000 para indumentaria. Las embarcaciones las provee el club.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído